«Es la primera vez que se elimina la proteína amiloide sin efectos secundarios»

El doctor Julio Pascual, director de Neurociencias del HUCA

El doctor Julio Pascual, director de Neurociencias del HUCA. Foto: Luisma Murias.

«El cerebro de una rata no es como el humano, aún hay que hacer pruebas».

Entrevista a Julio Pascual, Director de Neurociencias del HUCA. El doctor Julio Pascual es director de Neurociencias del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

-¿Qué le parece la última novedad para combatir el alzheimer a partir de un fármaco utilizado contra el cáncer?

-Sabemos, salvo error prácticamente descartable, que el alzheimer está causado por la acumulación excesiva de la proteína amiloide, que produce la muerte de las neuronas y los síntomas de la enfermedad que son bien conocidos. Sólo se ha conseguido retirar ese acumulado de proteína amiloide con una vacuna que la hace soluble y, después, se elimina por sangre. Pero la vacuna tiene graves efectos secundarios, los pacientes se mueren.

-Pero con el fármaco contra el cáncer no sucede eso.

-Cierto, es la primera vez que se logra eliminar la proteína amiloide sin efectos secundarios. Al menos en los experimentos con ratones, que es lo único que se ha hecho hasta ahora. La clave está en la proteína ApoE y en su variante ApoE 4, que predispone altamente al alzheimer. El fármaco actúa a través de la ApoE. Y se ha visto en los ratones que actúa de forma muy rápida, una gran sorpresa, porque se consideraba que ese proceso, de conseguirse, llevaría su tiempo. Pero no, en horas eliminan lo acumulado.

-Un gran avance.

-Si se confirma, es un gran avance en la lucha contra el alzheimer.

-¿Si se confirma?, ¿no está claro ya?

-No. Caben varios peros al respecto. Por una parte, el cerebro de una rata no es como el de un humano, aún hay que hacer pruebas. Un modelo animal no calca el cerebro humano. Por otra parte, es necesario tener en cuenta que un solo experimento nunca es suficiente. Además, con el fármaco contra el cáncer han logrado reducir el amiloide sólo en un veinticinco por ciento. En el caso de la vacuna, sólo ocho pacientes sobrevivieron al tratamiento experimental. Aun así, cuando fallecieron por otras causas y se les hizo la autopsia se vio que no habían mejorado y es que aunque se elimine el amiloide cuando el proceso ya está avanzado es demasiado tarde. Habría que ir a un diagnóstico antes de desencadenarse la enfermedad o como mucho al inicio del proceso. Es posible hacer ese diagnóstico incluso años antes de manifestarse los síntomas. En todo caso, ahora hay que repetir las pruebas con el fármaco contra el cáncer y realizar otros dos ensayos, lo que supondrá como mínimo un año.

Vía La Nueva España. Autor: Javier Neira.

Esta entrada fue publicada en Biosanitario, Calidad de vida, Sociosanitario y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.