«Hay que lograr resultados más rápidos en I+D+i»

Hermino Sastre, Santiago Martínez Argüelles, Faustino Obeso y Santiago García

Hermino Sastre, Santiago Martínez Argüelles, Faustino Obeso y Santiago García. Foto: Jorge Peteiro

El Club Asturiano de la Innovación, que ya suma 205 socios, se conjura para impulsar la competitividad de las empresas y situarse al nivel de las regiones más desarrolladas.

A paso ligero. Esa parece ser la consigna que se ha dado el Club Asturiano de la Innovación para acelerar la posición de Asturias dentro del ranking nacional de I+D+i y lograr «resultados lo más rápido posible» que acerquen a la región y a sus empresas a comunidades más avanzadas como Navarra, el País Vasco y Cataluña.

Faustino Obeso, presidente del club, asegura que la asociación que preside ha dado pasos importantes en ese objetivo pero aún son insuficientes. «Estamos contentos pero hay que apoyar más y coger velocidad», señala este experto en innovación quien añade que Asturias debe abrirse al exterior «para dejar de ser una isla».

El presidente del club hace referencia a la necesidad de que empresas e instituciones asturianas participen en los debates y «lobbys» europeos donde se fijan los programas y líneas de actuación en materia de I+D+i. «Nos falta presencia en Bruselas en los círculos de poder y debemos participar en las plataformas tecnológicas europeas y en el diseño futuro de sectores como el aeronáutico», considera Faustino Obeso.

«Tenemos mucho camino por recorrer y por eso debemos acelerar para situarnos al nivel de otras comunidades y regiones europeas», añadió el presidente del Club de la Innovación, quien mencionó como campos de futuro actividades como la innovación social.

Faustino Obeso realizó estas consideraciones ayer al término de la asamblea ordinaria de la asociación en la que se aprobaron las cuentas de 2010 y se aprobó el presupuesto para este ejercicio, y se entregaron a 8 empresas los diplomas como miembros del club. La reunión estuvo presidida por el consejero de Educación, Herminio Sastre.

Mientras, el Ministerio de Ciencia e Innovación destinó en 2010 3.160 millones de euros a 2.500 proyectos innovadores que generaron unos 60.000 empleos directos o indirectos, según los datos avanzados ayer por el secretario general de Innovación, Juan Tomás Hernani.

Vía El Comercio. Autor/a: J. C.V

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Energía sostenible y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.