«Los turistas querrán ver algún castro, no uno en cada municipio»

El arqueólogo David González, en Salas. Foto: I. G.

El arqueólogo David González, en Salas. Foto: I. G.

Mientras Margarita Fernández Mier, directora del equipo que investiga el yacimiento arqueológico de Vigaña, cerraba en Madrid unas jornadas promocionales sobre el concejo de Belmonte, otro de los responsables del proyecto, el arqueólogo David González (Salas, 1984), hablaba en la villa salense sobre la singularidad del proyecto, que sigue las pautas de una disciplina denominada arqueología del paisaje. González destacó la importancia para la historia de la región de los hallazgos registrados en las campañas desarrolladas entre 2010 y 2013, como los restos de una cabaña neolítica o una tumba con ajuar.

I. Gómez / El Comercio

-’Arqueología del paisaje de los castros asturianos’ es el título de su reciente ponencia. ¿A qué hace referencia?

-En Asturias, los castros son la forma de poblamiento protagonista de la Edad del Hierro, hace entre 3.000 y 2.000 años, y los conocemos muy bien de murallas hacia dentro: qué vajillas cerámicas tenían, que artesanías, qué arquitectura. Pero hay un déficit informativo de murallas hacia fuera, sobre cómo construían paisajes sociales en su entorno, cómo interactuaban con él.

-¿Qué es lo importante del proyecto de Vigaña?

-Sin duda, la mirada fresca de intentar estudiar el territorio desde una perspectiva de mucho tiempo para conocer aspectos de periodos muy diferentes. Alrededor de una aldea actual tenemos yacimientos del Neolítico, de hace 6.000 años, el castro de la Edad del Hierro, algunas informaciones de época romana, una necrópolis medieval y hasta conocemos cómo era la estructura agraria en la Edad Moderna y Contemporánea. Es decir, una ocupación continuada desde la Edad del Hierro hasta nuestros días, con informaciones muy interesantes del Neolítico, que era un periodo muy poco conocido.

-Esa continuidad, ¿se debe a las características del territorio?

-En un territorio de montaña como el valle del Pigüeña, los sitios para vivir o cultivar no son tantos. Es comprensible que un mismo espacio reciba el poblamiento de gente en distintas épocas.

-Esa relación con el territorio, ¿aporta alguna enseñanza para la vida de hoy?

-La principal, que Asturias es un paraíso cultural, no natural. El paisaje que nos rodea, lo que vendemos a los turistas, es un paisaje fuertemente humanizado y es fruto de la presencia de la gente durante milenios. Quizá tendríamos que empezar a pensar que es una naturaleza domesticada, que la acción de los seres humanos a lo largo de mucho tiempo ha generado esta imagen que tenemos ahora, que no es un fósil que pueda permanecer inmutable durante mucho tiempo y que irá modificándose.

-¿Habla de convertir los castros en reclamo turístico?

-Los turistas querrán ver algún castro, dos o tres. No podemos enseñar uno en cada municipio. Hay que pensar de forma sostenible. No podemos seguir despilfarrando dinero como en los felices 2000 haciendo museos y centros de interpretación en cada municipio. Habrá que pensar en redes y no en competencias entre municipios.

-¿Habrá excavaciones en Vigaña este verano?

-A fecha de hoy, no. Los apoyos que teníamos se fundamentaban en proyectos del Gobierno de España. Pero tenemos aún mucho trabajo por hacer en laboratorio y pensar en 2015. Éste lo tomaremos como un año de impulso.

Esta entrada fue publicada en Cultura, Naturaleza y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.