¿Son las Oreo tan adictivas como la cocaína?

Las galletas Oreo son tan adictivas como la morfina o la cocaína, según determina un estudio.

Las galletas Oreo son tan adictivas como la morfina o la cocaína, según determina un estudio. Foto: Universidad de Connecticut.

Un estudio de la Universidad de Connecticut con ratones concluye que las galletas producen el mismo placer que consumir esta droga.

Las galletas Oreo, las favoritas y de las más vendidas de Estados Unidos, son tan adictivas como la morfina o la cocaína, por lo menos en ratones, según determina un estudio elaborado por la Universidad de Connecticut. Aunque como hacen los humanos, estos roedores buscan el placer en la crema del medio de la galleta. Además, el consumo de las Oreo activa más neuronas en el “centro del placer” del cerebro que las drogas, según concluye la investigación.

“Nuestro trabajo de campo se apoya en la teoría de que los alimentos ricos en grasa y azúcar estimulan el cerebro de la misma manera que las sustancias adictivas y explica por qué algunas personas no pueden resistirse a estos alimentos, a pesar de que sepan que son nocivos para su salud”, ha explicado Joseph Schroeder, profesor de neurociencias que realizó el estudio junto a un grupo de estudiantes, en un comunicado. Schroeder ha declarado en varios medios estadounidenses que desde “el sorprendente hallazgo, no he comido una Oreo”. El problema para la salud es que las galletas son accesibles y se pueden encontrar en cualquier sitio, cosa que no es posible en el caso de las drogas.

La investigación fue idea de la estudiante Jamie Honohan, que estaba muy interesada en ver cómo el consumo de alimentos altos en grasa y azúcar de los barrios más pobres ha contribuido a la epidemia de la obesidad en EE UU, continúa el texto. “Tenía curiosidad por estudiar el comportamiento humano y sus motivaciones a la hora de elegir qué comer”, explica Honohan. “Elegimos las Oreo no sólo porque son la galleta favorita de América, y muy apetecible para las ratas, sino también por las grandes cantidades de grasa y azúcar que contienen, y porque se comercializan de forma masiva en las comunidades con estatus socioeconómicos más bajos”. [...]

Vía El País.

Esta entrada fue publicada en Alimentación, Biosanitario, Calidad de vida, Sociosanitario y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.