¿Y una moto eléctrica?

Una moocicleta eléctrica, junto a un punto de recarga en la vía pública en Madrid

Una moocicleta eléctrica, junto a un punto de recarga en la vía pública en Madrid

J. contribuye a la nube de contaminación que, en días de anticiclón, convierte a Madrid en una ciudad metida en una boina. Va a trabajar en coche. Su trabajo dista de su casa unos 18 kilómetros, que en parte discurren por autovía. Su coche gasta, según el ordenador de a bordo, alrededor de 6,1 litros a los 100 kilómetros en los desplazamientos al trabajo -es menor el consumo en un viaje más largo por carretera-. Es decir, por cada 100 kilómetros que hace, al precio del diésel del viernes 4 de marzo, aproximadamente 1,27 euros el litro -y subiendo-, gasta 7,7 euros. Como la inmensa mayoría de los conductores con los que se cruza en el camino, va solo en el coche.

Contaminación, gasto creciente en carburante, por no hablar de atascos, problemas de aparcamiento… Opciones ante estos inconvenientes de la movilidad urbana son, por supuesto, el transporte público, la bicicleta, donde la orografía lo permita. Otra es la moto eléctrica. ¿Realmente lo es? “Sí”, dicen las personas consultadas para este reportaje. Y lo será más en el futuro. Por varias razones: se cargan en relativamente poco tiempo -4 o 5 horas-, no emiten gases contaminantes, apenas hacen ruido, tienen autonomía suficiente, alcanzan velocidades de hasta 100 km/h, gastan alrededor de 60 céntimos de electricidad a los 100 kilómetros, entre 7 y 10 veces menos por kilómetro que sus equivalentes de gasolina, basta tener carné de conducir para llevarlas… “Es evidente que no son para moteros o para viajar, pero ya son una solución para la movilidad urbana”, dice Juan Ignacio Iglesias, director comercial de Helectra, una marca que comercializa tres modelos. Hay muchas más marcas, basta con echar un vistazo al catálogo de vehículos aprobado por IDAE. El sector de la moto eléctrica “está en mantillas, estamos como cuando empezaron los móviles”, dice Juan Antonio Alonso, director de Ahorro y Eficiencia Energética de IDAE. Pero augura: “La tecnología avanza y en poco tiempo avanzará todo mucho, desde los fabricantes a los puntos de recarga y cosas que ahora se nos escapan”. Para José Manuel Caramés, Director de Marketing y Desarrollo de Negocio de Going Green, distribuidor de la Vectrix Vx-1, la moto eléctrica más vendida en España, “este mercado representa una oportunidad de crecimiento”.

En estos momentos, lo primero que echa para atrás cuando hablamos de un vehículo eléctrico son cuestiones como la autonomía, la recarga de baterías, la velocidad y el precio en relación con un vehículo equivalente de explosión.[...]

Vía El País. Autor: Javier Salvatierra

Esta entrada fue publicada en Eficiencia energética, Energía sostenible, Energías limpias y almacenamiento y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.