El juego de la Ciencia

El nacimiento de la ciencia moderna fue acompañado, como no podía ser de otra manera, por una violenta convulsión en el terreno de la filosofía. Los espectaculares resultados obtenidos por Galileo y Newton, basados en la experimentación sistemática, la observación rigurosa y la medición precisa, hicieron tambalearse la visión aristotélica del mundo consolidada a lo largo de la Edad Media y en buena medida respaldada por la Iglesia. Frente al racionalismo clásico, surgió, sobre todo en Gran Bretaña, una corriente de pensamiento que veía en la experiencia la única fuente de conocimiento, y que recibió por ello el nombre de empirismo. [...]

Vía Tabula Rasa. Autor: Carlo Fabretti

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.