La nueva expedición académica a bordo del «Creoula» partirá el 5 de agosto de Avilés

Un desafío, una aventura en alta mar, un proyecto académico y una experiencia profesional resumen los objetivos de la Universidad Itinerante del Mar (UIM), que este año llevará a un centenar de alumnos de las universidades de Oviedo, Oporto y, por primera vez, de la Escola Naval de Lisboa a recorrer durante veinte días Oporto, Lisboa, Ceuta, Mahón, Cartagena y Cádiz. Será del 5 al 24 de agosto. En este tiempo, los participantes recorrerán 1.750 kilómetros por carretera antes de embarcarse en el buque-escuela «Creoula». Navegarán durante aproximadamente trescientas horas, 1.450 millas náuticas.

El buque-escuela «Creoula», durante la última campaña de navegación.

El buque-escuela «Creoula», durante la última campaña de navegación.

Además de horas de navegación, la séptima campaña de la Universidad Itinerante de la Mar, bautizada «El Mediterráneo, la conexión de tres mundos. Un bicentenario y muchos desafíos comunes», cuenta también con una fase académica en tierra. La preinscripción para participar en la nueva campaña se abrirá a mediados del próximo mes y los alumnos seleccionados recibirán un seminario de iniciación antes de comenzar el curso que se celebrará en abril. Del 1 al 7 de septiembre, además, está previsto que se celebre en Avilés un curso de extensión universitaria que llevará por título «Geopolítica de los conflictos en una sociedad globalizada. La perspectiva ibérica».

En dicho congreso participarán, según explicó ayer el director de la UIM, Fermín Rodríguez, expertos de España y Portugal que tratarán de descifrar las claves de los conflictos recientes en distintas zonas geográficas del planeta.

«Los alumnos estudiarán, desde la perspectiva ibérica, el papel de la península en el cruce americano, africano y mediterráneo, con especial atención a los recientes acontecimientos que están conmocionando la ribera sur del mismo», manifestó Rodríguez, que estuvo arropado en la presentación del curso de la Universidad Itinerante de la Mar por Miguel Villalobos, de la Autoridad Portuaria avilesina; Manuel Beceiro, comandante naval de Gijón y Ramón Antonio Álvarez, concejal de Cultura de Avilés.

Fermín Rodríguez animó a los estudiantes universitarios a «compartir experiencias desde la cubierta del Creoula» mientras que Villalobos mostró el apoyo de la Autoridad Portuaria a este tipo de actividades. Beceiro consideró la UIM «un proyecto inigualable que contribuirá a que los jóvenes de hoy, dirigentes de mañana, trabajen de cara al mar» y Álvarez destacó la «trascendencia las singladuras que ayudan a fortalecer lazos y ampliar los currículos de los alumnos». Desde la Universidad de Oviedo se comprometieron igualmente a seguir adelante con el proyecto marítimo.

La presentación de la campaña concluyó con un breve homenaje a Santiago Martínez Cañedo, fallecido el pasado mes de noviembre. Cañedo, moscón de nacimiento, fue capitán de la «Idus de marzo», la primera expedición científica española a la Antártida y fue profesor conferenciante en la primera campaña de la UIM. La familia de Cañedo recibió una metopa y el acta de nombramiento como «Nostromo» de la Universidad Itinerante del Mar. El ex director general de Pesca, Alberto Vizcaíno, compañero de navegación de Martínez Cañedo, glosó su figura. «Santi era una persona entusiasta, rigurosa, honrada. El mejor homenaje es sonreír sin olvidarle», concluyó Vizcaíno, emocionado. El público asistente a la presentación de la séptima expedición académica se puso entonces en pie.

Vía La Nueva España. Autor/a:  Myriam MANCISIDOR

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.