«Las nucleares mejoran de manera continua sus sistemas de seguridad»

Javier Cuevas

Javier Cuevas. Foto: Paloma Ucha

Javier Cuevas, profesor titular de Física Atómica, Molecular y Nuclear de la Universidad de Oviedo, considera que el mayor problema de la energía nuclear no es la seguridad de las centrales sino el tratamiento de los residuos más peligrosos, que representan entre el 1% y el 5% del total de los desechos generados por estas instalaciones.

En una entrevista en el programa ‘La Lupa’, de Canal 10, aseguró que las centrales españolas -en especial Garoña y Cofrentes- son seguras y la revisión de sus sistemas es permanente, a pesar de que existen instalaciones más modernas y con tecnología más avanzada, como las ubicadas en Francia, el país europeo que más ha apostado por la nuclear como fuente de energía.

Recordó, en este sentido, que centrales como Garoña están preparadas, según el Consejo de Seguridad Nuclear, para tener una vida útil de 12 ó 13 años más y su cierre es una decisión política y no técnica. ¿Podrían ser aún más seguras las centrales o invertirse más en seguridad? El problema, según este profesor, es que poner en funcionamiento una instalación nuclear supone de media entre 6 y 7 años y 3.000 millones de euros de inversión.

Accidente de Japón
En cuanto al accidente en la central japonesa de Fukushima, señaló que «no falló nada» de la planta en sí misma; «lo que pasó es que el tsunami se llevó todos los cables eléctricos del sistema de refrigeración y eso hizo que la temperatura se disparase». Lo que sí ha evidenciado este caso es la existencia de «puntos críticos» o debilidades en la instalación que se manifestaron tras el terremoto y que también fallarían en caso de un atentado terrorista.

«Los generadores dejaron de funcionar porque se interrumpió el suministro de electricidad del sistema de refrigeración, no porque fallase la central en sí misma. Ha quedado demostrado que el sistema es vulnerable ante un tsunami o un ataque terrorista, y ahora ha ocurrido uno de ellos», señaló.

El profesor Cuevas hizo referencia a los trabajos para reducir la temperatura de uno de los reactores de la central y se mostró «optimista» al considerar que finalmente se podrá restablecer el suministro eléctrico a los sistema de refrigreración.

¿Podría pasar un desastre en España como el de Japón? Cuevas lo descarta al asegurar que el accidente de Fukushima se debió a un acontecimiento «inesperado» como el tsunami posterior al terremoto y las centrales españolas no están en zonas de riesgo sísmico.

Vía El Comercio. Autor/a: E.C

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.