CTIC promueve el uso de datos abiertos en España

Saber a qué hora pasará el autobús por una parada, cuánta energía gastan los edificios públicos de una comunidad, la calidad del agua de las playas o qué oferta formativa tiene una ciudad son algunas de las aplicaciones que ofrecen los datos abiertos, Open Data en inglés.

El CTIC (Centro Tecnológico de la Información y Comunicación), una Fundación con sede en Gijón quiere que España explote todas las posibilidades de esta forma de compartir datos. Pablo Priesca, director general de la institución, cree que la interoperabilidad de los datos es una necesidad. “Los datos públicos deben volver a la sociedad, si lo hacen de manera enriquecida, mejor que mejor”, insiste.

El primer país en abrazar esta forma de utilizar los datos de organismos públicos fue Estados Unidos. Con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca se introdujo una nueva web para publicar esta información: Data.gov. Gordon Brown hizo lo propio con un portal de datos. Los siguientes países en sumarse han sido Australia y Nueva Zelanda. España dio sus primeros pasos en 2010.

El concepto de datos abiertos solo tiene sentido cuando los gobiernos adoptan iniciativas para compartir datos, más conocidas como ‘Open Government’, Gobierno Abierto en español. Para que un gobierno se pueda considerar como tal tienen que ser transparente con las inversiones realizadas, consultar a la ciudadanía con frecuencia (no solo cada cuatro años) y promover la participación ciudadana para reconocer su capacidad creativa e innovadora.

Carlos de la Fuente, director de servicios tecnológicos del centro asturiano, destaca 13 iniciativas que se dieron en España realizadas por Asturias, País Vasco y Cataluña. En su opinión estos proyectos son interesantes porque “cambian el paradigma de la institución pública y hace que se genere riqueza”. Por riqueza se refiere al nicho de negocio de las aplicaciones, que pueden ser gratis o de pago a partir de los contenidos aportados por la administración.

En CTIC aclaran que la liberación de datos no puede, ni debe hacerse de cualquier manera, sino siguiendo yendo más allá de la publicación de un documento PDF o Excel. “Lo ideal es que no sean datos en formatos propietarios, sino datos semantizados, con una estructura que permita tomar los campos que necesite cada aplicación con facilidad.

En 2009 Tim Berners-Lee, inventor de la web, pidió a CTIC que crease una alianza de desarrollo de estos proyectos. Los primeros proyectos comienzan a ver su luz se publican en una página de la fundación. Los ejemplos, por ahora, solo están referidos al Gobierno de Asturias que ofrece un buscador de trabajos en el sector público, cursos formativos y distancias. El ayuntamiento de Gijón, el de Zaragoza y el gobierno de Navarra hicieron una consulta pública a sus ciudadanos para ver qué tipos de datos prefieren que se liberen.

Vía El País. Autora: R.J.C.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.