Profesores del campus gijonés realizan ensayos para los nuevos productos de General Dynamics

General Dynamics, propietaria de Santa Bárbara, se apoya en los conocimientos que existen en los grupos de investigación del campus gijonés en el ámbito de la ingeniería para completar los cálculos para modelos de mecánica de fractura de sus últimos carros de combate.

Cada prototipo completado por la empresa se envía, por un lado, para la realización de pruebas cinéticas a Sevilla, y a Suecia para las pruebas armamentísticas, explicó Joaquín García Cabeza, que participó como representante de la empresa en la última sesión del congreso del Grupo Español de Fractura.

El apoyo de los investigadores de Gijón permite a General Dynamics avanzar en los estudios de resistencia para el desarrollo de nuevos productos. «En nuestro caso, un fallo supone un riesgo para las personas», subrayó García Cabeza. Prueba de ello es que dentro de la compañía se ha formado un «cluster» de cálculo para modelos de mecánica de fractura.

La duración aproximada de un carro de combate es de 75 años, de ahí la importancia de los ensayos previos antes de su salida al mercado armamentístico. La base de trabajo de General Dynamics en el caso de misiles de guerra la constituyen aluminios, titanios y también composites.

Durante años han venido realizado diferentes pruebas para impedir cualquier defecto en los materiales, de forma que en la actualidad el sistema es capaz de detectar errores a partir de una décima de milímetro.

Vía La Nueva España Autor/a: C. J.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.