El vino será más alcohólico por el calentamiento global

Viñedos en la comarca del Priorat (Tarragona). Al fondo, el pueblo de Porrera

Viñedos en la comarca del Priorat (Tarragona). Al fondo, el pueblo de Porrera. Foto: Josep Lluis Sellart

Las consecuencias del calentamiento global sobre la industria del vino despiertan cada vez más interés, entre otras cosas porque los productores comienzan a sufrir sus efectos y a verle las orejas al lobo. En el III Congreso Mundial sobre Cambio Climático y Vino que tuvo lugar la semana pasada en Marbella, el Master of Wine Pancho Campo levantó su copa para reivindicar la garnacha, una “uva camaleónica”, como variedad clave en la adaptación de las bodegas en países mediterráneos a unas condiciones climáticas más duras. A la misma conclusión habían llegado, unos meses antes, los expertos reunidos en una jornada celebrada en Barbastro (capital de la zona vinícola aragonesa del Somontano) con la misma temática. Allí se lanzaron varias alertas: los caldos serán más alcohólicos (la graduación alcohólica ha aumentado, en algunos casos, de 10-11º a 14-14,5º), con más alto PH y menor acidez natural; algunos tintos perderán su color; otros sus sabores; muchos blancos perderán cualidades típicas de sus variedades; quizás aumente la proporción de tintos frente a los blancos. Y reinó un convencimiento casi unánime: las uvas autóctonas resisten mejor en un nuevo y más extremo escenario. [...]

Vía El País. Autora: Elena Sevillano.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.