“Nuestra especie pudo surgir hace 300.000 años”

Casi 20 años después de convertirse en codirector de Atapuerca, Juan Luis Arsuaga (Madrid, 1954) da la campanada con un puñado de fósiles de Israel. Los ocho dientes de la cueva de Qesem ofrecen posibilidades impensables hace apenas unos años. La principal, que el Homo sapiens apareció por primera vez en Oriente Próximo hace unos 300.00 años, 100.000 antes de lo que pensaba. Las dos otras tampoco son despreciables. Una sería que los dientes perteneciesen a una nueva especie. Otra, que aquellos humanos fuesen unos neandertales no vistos hasta ahora, muy evolucionados a la rama sapiens.

¿Cómo clasificaría los dientes hallados en Qesem?

Tienen una morfología complicada. No son como los de los Homo sapiens actuales pero tampoco como los de un neandertal. Estos humanos vivieron hace unos 300.000 años. Por aquella época en Europa los dientes que encontramos son ya muy neandertales. Los individuos de Qesem no son neandertales, de hecho se parecen más a Homo sapiens que vivieron en Israel hace unos 100.00 años. Podrían ser la especie anterior a los sapiens o su antepasado más directo. Pero no sabemos cómo eran porque nos faltan huesos, cráneos. De momento, son pre-sapiens.

¿Pero dónde surgen los sapiens por primera vez?

Puede que en Israel, ya que vivieron allí hace 300.000 años y están en la línea de los sapiens. Israel no es un mal candidato junto al Este de África, donde estaban los yacimientos donde tradicionalmente se situaba el origen del sapiens. A mí me parece interesante la hipótesis de Israel por la carga religiosa que conlleva. Es bonito que los verdaderos Adán y Eva vivieran allí.

¿Cambiaría esto la teoría de fuera de África?

No tiene por qué cambiarla. Hablamos del origen del Homo sapiens, no de las poblaciones de esta especie de las que descienden los actuales habitantes del planeta. Los resultados sólo ampliarían el área de origen de los sapiens que comprendería desde el este de África a lo que hoy es Israel.

¿De cuántos individuos se han encontrado restos?

Aún no lo sabemos con seguridad. Hay tres dientes permanentes, adultos, de la mandíbula inferior. Otros tres son de la mandíbula superior y dos son de leche. Había un mínimo de cinco o seis individuos.

¿Tienen algún punto en común con los dientes hallados en Atapuerca?

En Atapuerca los dientes son mucho más característicos de los neandertales. Muestran que los humanos del continente europeo iban en una dirección y los de Oriente Próximo en otra.

Vía: Público

Post relacionado: Los neandertales sabían cocinar

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.