Leche casera sin grasa ‘made in Asturias’

Miguel Ángel Pérez, en su laboratorio del campus universitario de Gijón. :: PABLO DE BLAS

Miguel Ángel Pérez, en su laboratorio del campus universitario de Gijón. :: PABLO DE BLAS

¿Se imaginan obtener leche desnatada directamente de la vaca sin someter ni al líquido ni al animal a a ningún tipo de tratamiento? Pues esta pregunta que suena, mitad a ciencia ficción, mitad a una estrofa de una conocida canción infantil, es ya una realidad. Y es que un equipo de investigadores encabezados por el profesor del Departamento de Ingeniería Electrónica de la Universidad de Oviedo, Miguel Ángel Pérez García, ha dado con la clave.

Según explica el profesor la leche que se extrae de las vacas no tiene la misma cantidad de grasa al principio del ordeño que al final. «En la primera etapa del ordeño la leche tiene un contenido de grasa de entre 0,3 y 0,6 gramos de materia grasa por cada 100 mililitros de leche, mientras que al final la proporción es de 10 gramos por cada 100 mililitros», indica el investigador, quien afirma que otros valores del líquido con son la cantidad de calcio, se mantiene constantes durante todo el proceso de extracción de la leche.

Para detectar el contenido de grasa este equipo de investigadores ha desarrollado un sensor capaz de distinguir el momento en que la leche empieza a registrar un incremento de este nivel. También han desarrollando otro mecanismo de separación capaz de dirigir el líquido a un contenedor u otro sin detener el ordeño en función de los niveles de grasa que registre en ese momento. Ambos sistemas están ya probados con éxito desde hace meses y sus creadores han iniciado el proceso para registrar sus respectivas patentes.

«Durante todo el proceso no se añade ni se quita nada a la leche. Se obtiene un producto de mayor calidad sin aplicarle ningún tipo de tratamiento. Es algo totalmente natural», enfatiza este profesor del Departamento de Ingeniería Electrónica de la Universidad de Oviedo.

Nueva Zelanda y Brasil
En principio los creadores de este sistema de obtención de leche desnatada de manera natural piensan que puede tener una mejor acogida entre las industrias que se dediquen a la venta directa de leche que entre las que no lo hacen.

«Las grandes empresas van a recoger la leche con un camión cisterna. Este proceso exigiría que el líquido obtenido de esta manera no se mezcle con la leche de otras explotaciones para no alterarla. Necesitaría una cisterna aparte», indica Pérez García, quien opina que por este motivo industrias importantes, como puede ser en Asturias la Central Lechera, no han mostrado interés por este nuevo sistema de producción ya que trabajar con este tipo de leche desnatada les supondría realizar importantes inversiones en materia logística.
Los creadores de este sistema consideran que si se sigue fomentando la venta directa de leche del día en Europa, a través de máquinas expendedoras o de cualquier otro sistema, la leche desnatada natural puede tener futuro. «Lo hemos presentado a nivel internacional e industrias de Brasil y de Nueva Zelanda nos han trasladado su interés.
En España sólo se ha dirigido a nosotros Pascual. En Asturias con la producción láctea tan concentrada como está en una empresa no creemos que nuestro sistema se utilice mucho», indica el profesor.

Y este interés de industrias de otros continentes se debe a que este mecanismo para la obtención de leche desnatada de manera natural desarrollado en el Principado es una novedad a nivel mundial. «No se está utilizando nada parecido en ninguna parte del mundo. Nosotros lo hemos probado con éxito y podría ser instalado en un breve espacio de tiempo», señala Pérez García.

La crisis, un freno
Para poder comercializar este mecanismo desde la Universidad de Oviedo se está tratando de crear una empresa ‘spin-off’ integrada por parte del personal que ha participado en la investigación aunque, según indica el profesor, el contexto de crisis económica internacional está haciendo que este proceso vaya más lentitud de la deseada. «Si tuviésemos una demanda segura de estas máquinas todo iría más rápido», asegura.

En cuanto a los ganaderos de la región, los investigadores aún no les han presentado directamente esta creación al considerar que están atravesando un momento muy difícil como para hacer otra fuerte inversión

Vía El Comercio. Autor/a: Terry Basterra

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.