Jesús Antonio Cid destaca la riqueza y variedad de temas del romancero asturiano

Juan Carlos Villaverde, Jesús Antonio Cid y Jesús Suárez, en el RIDEA. luisma murias

Juan Carlos Villaverde, Jesús Antonio Cid y Jesús Suárez, en el RIDEA. luisma murias

«El romancero asturiano se caracteriza por su enorme riqueza y variedad de temas». Así lo valora Jesús Antonio Cid, catedrático de Literatura Española de la Universidad Complutense, que ayer presentó en el Real Instituto de estudios Asturianos (RIDEA) el volumen III que completa la edición de «El Romancero asturiano de Juan Menéndez Pidal. Nuevas encuestas de Juan y Ramón Menéndez Pidal 1885-1910)».

Autor de la edición y estudio preliminar del romancero, Cid recoge en este volumen cerca de trescientos romances inéditos recopilados por los hermanos Menéndez Pidal entre 1885 y 1910, muchos de ellos totalmente desconocidos. Señala que a pesar de que aumenta el número, la calidad no disminuye con respecto a los dos volúmenes anteriores, sino todo lo contrario, ya que «al tratarse de versiones no retocadas son más fiables».

La mayoría de los romances son comunes con otras regiones, aunque en Asturias se pueden encontrar variantes específicas. «El romance se usaba en la danza y suele repetir en las distintas zonas la misma idea cambiando una palabra en cada verso, es la singularidad de cada lugar». En cuanto a los temas, Cid señala la presencia de los de naturaleza épica, carolingia y artúrica, aunque predominan los referentes a todo lo relacionado con la estructura familiar. «Son una crónica de la vida social e histórica de la comunidad», afirma.

Para finalizar la edición del romancero asturiano hasta fechas recientes será necesario publicar al menos otros tres volúmenes. En la actualidad está en preparación el cuarto, que incluirá materiales inéditos recopilados entre 1911 y 1936 por Josefina Sela, Eduardo Martínez Torner, Casimiro Cienfuegos y Aurelio de Llano. En total, se calcula que serán unas ochocientas versiones que ocuparán al menos otros dos tomos. Además, otros dos serán necesarios para llegar hasta nuestros días. Uno recogerá los materiales compilados hasta los años 80, y el séptimo y último incluirá las últimas versiones, junto con los índices generales, de toda la Silva Asturiana.

La edición completa del Romancero General de Asturias se lleva a cabo por iniciativa de la Fundación Menéndez Pidal en colaboración con el Seminario de Filoloxía Asturiana de la Universidad de Oviedo, el Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA) y el Museo del Pueblo de Asturias (Gijón).

Autor/a: M.S.M. Vía La Nueva España

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.