Una alumna de Psicología, premiada por una investigación sobre el autismo

La autora del estudio, Noelia Cereijo, ayer.:: JESÚS DÍAZ

La autora del estudio, Noelia Cereijo, ayer.:: JESÚS DÍAZ

Un niño pasea con su padre y ve un pájaro nuevo -una perdiz, por ejemplo- y el padre dice «es una perdiz», mientras que el niño simplemente observa y escucha. Al día siguiente, el niño observa otra perdiz y le dice a su madre «mira, una perdiz» o su tía le pregunta mientras observa un libro «cuál es la perdiz» y el niño señala correctamente el dibujo que corresponde a la perdiz. Es el «naming», un proceso por el que los niños pequeños aprenden a nombrar objetos o acontecimientos.

[...] Por sus estudios sobre este proceso, Noelia Cereijo, estudiante de quinto de Psicología de la Universidad de Oviedo, acaba de ser galardonada con un premio otorgado por la prestigiosa Association for Behavior Analysis International (Asociación Internacional de Análisis de la Conducta -ABAI).

Cereijo se incorporó al grupo de investigación dirigido por el profesor Luis Antonio Pérez-González, del departamento de Psicología, hace año y medio y ahora la alumna ha sido la ganadora de un concurso de trabajos para estudiantes organizado por el Verbal Behavior SIG (Grupo de Interés Especial de Conducta Verbal), un premio que recibirá el día 28 en Denver, Colorado (Estados Unidos).

El trabajo consistió en estudiar factores involucrados en el «naming» y concluye que «el proceso se produce más fácilmente en niños de cuatro años ante objetos que ante fotos y que se hace mejor cuando el procedimiento es más sencillo (el procedimiento clásico) que cuando se usa el que reproduce la situación del pájaro (procedimiento moderno, de «naming» completo). Además, comprueba que, al contrario de lo que se pudiera pensar, el «naming» no ocurre en todas las ocasiones en niños de cuatro años.

Según informó ayer la Universidad, «la investigación sobre el ‘naming’, entre la que se encuentra la realizada en el trabajo premiado de Noelia Cereijo, es crucial para enseñar esta habilidad a niños con autismo» y también resulta fundamental «para que los niños con Asperger aprendan de su entorno». Además, concluyen, «el estudio de esta capacidad implicará una revolución en la forma de enseñar en preescolar».

Autor/a: A. V. Vía El Comercio

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.