Las estaciones de medición sísmica del Principado registraron el terremoto que sacudió Lorca

Terremoto en Lorca

Terremoto en Lorca

El terremoto que sacudió la localidad murciana de Lorca se registró en las estaciones medidoras instaladas en Asturias y permitió hacer una “ecografía” de la tierra, según ha explicado a Efe el catedrático de Geodinámica Interna de la Universidad de Oviedo, Javier Álvarez Pulgar.

Además de la red sísmica oficial española que gestiona el Instituto Geográfico Nacional y que tiene en Arriondas un medidor, la Universidad de Oviedo colabora en un estudio que cuenta con 70 estaciones desplegadas temporalmente por todo el norte del país.

En Asturias están varias de estas estaciones, que han registrado el terremoto de Lorca, lo que ha permitido obtener una imagen del interior de la tierra, de su estructura y composición, “similar a la que se obtiene en una ecografía”, ha indicado el profesor Álvarez Pulgar.

“Un terremoto como el de Lorca, de magnitud 5,1 en la escala de Richter, se registra en todo el mundo, porque la energía liberada es suficiente, aunque sea cada vez menor a medida que se aleja del epicentro, que en el caso de Asturias fue de micras”, ha aclarado.

Solamente en Japón, tras el “megaterremoto” sufrido el pasado 11 de marzo, ha habido más de mil réplicas de magnitud 5 (similar al seísmo sucedido en Lorca), que también se registraron en Asturias.

El profesor ha indicado que la cantábrica y la pirenaica forman parte de la cadena de las cordilleras alpino-himalayas “que se han formado en tiempo muy reciente, a finales del Terciario, y que todavía tienen cierta actividad en este momento”.

De hecho, Álvarez Pulgar ha asegurado que esa cadena de la que forma parte Asturias, “constituye uno de los cinturones de actividad sísmica y volcánicas más importante”, junto al llamado cinturón de fuego del Pacífico.

El corredor alpino-himalayo, que incluye la península ibérica, el norte de África, Grecia, Turquía, Irán y otros países hasta Asia, concita el treinta por ciento de los terremotos que se dan en el mundo, mientras que en el cinturón del Pacífico se producen el setenta por ciento restante.

“Eso es lo que tienen en común, pero, que nadie se alarme hasta ese punto, porque no hay una falla que conecte el cañón de Avilés, pasando por Asturias, hasta Murcia”, ha aclarado Álvarez Pulgar.

La falla que produjo el terremoto de Lorca, llamada de Alhama de Murcia, tiene una orientación noreste-suroeste, por lo que es paralela a la costa del oeste de España, ha explicado el profesor.

Después del sur, es el norte es el que más actividad sísmica registra y, de hecho, ha habido unas crisis importantes a finales de los años noventa en Lugo, cerca del límite con Asturias, donde uno de los terremotos llegó a tener magnitud 5 en la escala de Richter, equivalente a la que se produjo en Lorca.

En el municipio murciano, el terremoto era “totalmente previsible”, en opinión de este experto, por lo que los edificios deben ser sismoresistentes y la población debe estar preparada para comportarse ante un suceso de este tipo, igual que lo están, por ejemplo, los habitantes de Japón.

Vía La Nueva España

Información relacionada: Nota informativa del Ayuntamiento de Lorca dirigida a las personas afectadas por el terremoto del día 11.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.