«Contribuir al bienestar de las personas desde la técnica me recompensa»

Silvia Jiménez

Silvia Jiménez

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han abierto un campo de gran proyección en la atención y asistencia domiciliaria, una ‘liga sanitaria de la innovación’ en la que ‘juegan’  investigadores y empresas. En esta ‘competición’ acaba de ‘marcar gol’ Silvia Jiménez, doctora en ingeniería de telecomunicaciones, madrileña, profesora de la Universidad de Alcalá, estudiante e investigadora brillante.

Su tesis doctoral en la Universidad Politécnica de Madrid le ha valido el V Premio Treelogic al Espíritu Innovador, que recogió la pasada semana en Oviedo. ‘Propuesta y evaluación de una red de sensores para la  monitorización domiciliaria’ es el título del proyecto galardonado. A partir del análisis de diferentes experiencias de atención domiciliaria en el mundo, Silvia Jiménez pudo conocer las «limitaciones» que tienen este tipo de sistemas, sobre todo cuando los usuarios son personas mayores, que «no conocen la tecnología», con los consiguientes «rechazos», además de las «dificultades» que entraña su integración en los centros hospitalarios. La propuesta de la joven premiada es una solución tecnológica de «fácil uso», que ha sido probada con éxito en 22 pacientes mayores de 55 años de su entorno investigador.

Estos manifestaron un grado de satisfacción de ocho puntos y valoraron la facilidad del aprendizaje en casi nueve puntos. Silvia Jiménez continúa avanzando en la investigación a partir de estos resultados y se muestra «esperanzada» con la posibilidad de llevar lo que ahora es un proyecto piloto a la práctica real de la atención domiciliaria, sea pública o privada. De hecho, según constata, hay centros «interesados » en integrar la solución que esta doctora plantea. Pero el interés  es una cosa y la financiación es otra, con lo que la investigadora se mantiene expectante, pero en actitud de cautela.

Como algunas personas mayores, en general, ven «mucha tecnología en un ordenador» y también les «asusta» el tener que manejar el móvil para algo más que realizar llamadas, pues Silvia Jiménez optó por simplificar al máximo el recurso de las pantallas. Tanto, que el dispositivo propuesto tiene un interfaz «muy sencillo ». Consiste, según ella misma describe, en «una cajita con una pantalla donde se iluminan distintos cuadrantes para indicar al usuario lo que tiene que hacer con cada sensor». Por ejemplo, rojo significa que se ha producido un error y se debe avisar al centro hospitalario.

El desarrollo premiado es inalámbrico, sin cables, con lo que las personas mayores que lo usen «no se sentirán atadas al sistema, que es algo que no les gusta», explica la ingeniera madrileña.

Otra ventaja del prototipo es su «comodidad y flexibilidad». Se puede llevar, por ejemplo, fácilmente en el bolsillo. El paciente sólo tiene que ponerse el dispositivo y el sensor se enciende solo automáticamente y realiza todo el trabajo. Además, es interoperable.

El sistema confeccionado se basa en el estándar ISO IEEE 11073, lo que permite la integración de dispositivos de diferentes proveedores, con el consiguiente ahorro de costes económicos y tecnológicos. Todas estas «ventajas» hacen de la propuesta de esta investigadora una iniciativa altamente innovadora en el campo de la asistencia domiciliaria, pero cuya base puede tener su aplicación en otros campos. Por ejemplo, ahora está investigando en el ámbito de la energía eólica, entre otros. La investigación tiene su parte negativa, «cuando haces algo y no le gusta al usuario», admite la galardonada, pero también su lado positivo, que es el agradecimiento que expresan las personas «cuando vas a su casa y te transmiten su alegría porque lo que tú has desarrollado les hace sentirse más seguros y les ayuda». Eso es «muy agradable», enfatiza. «Ver cómo un trabajo técnico puede contribuir al bienestar de las personas» es su mejor premio.

Vía Canal Innova. Autora: Rosa Valle.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.