“EE UU tiene que competir en ciencia, ya no es el mejor en todo”

Ralph J. Cicerone, en la Fundación Ramón Areces, en Madrid

Ralph J. Cicerone, en la Fundación Ramón Areces, en Madrid. Foto: L. Sevillano

Ralph J. Cicerone es un científico especialista en química atmosférica y cambio climático. Pero además, preside la prestigiosa y muy activa Academia Nacional de Ciencias (NAS) de Estados Unidos, un organismo con el que cuentan la Administración y los políticos de ese país siempre que buscan asesoramiento o valoración científica de cualquier asunto. “Hacemos cada año unos 200 informes que nos piden desde la Casa Blanca, el Senado, el Congreso, la NASA o los Institutos Nacionales de Salud”, explica Cicerone. Él mismo presidió el comité que hizo, hace una década, uno de los más famosos informes de la Academia: el que pidió el entonces presidente George W. Bush acerca del cambio climático y cuya conclusión no fue precisamente la que deseaba la Casa Blanca. Cicerone, de 68 años, ha estado en Madrid, invitado por la Fundación Ramón Areces, para dar una conferencia sobre los últimos indicadores del cambio climático en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Pregunta. Estados Unidos es la primera potencia científica mundial, pero en los últimos años la presión de varios países asiáticos es muy fuerte en I+D. ¿Cómo ve el panorama?

Respuesta. La competencia, por un lado siempre es preocupante, pero por otro es buena porque hace que todo el mundo haga las cosas mejor. En EE UU tenemos que darnos cuenta de que la competencia mundial en ciencia es ahora más fuerte que nunca y tenemos que estar preparados para trabajar en esta situación.

P. ¿Y qué estrategia se ha de seguir?

R. Todavía mucha gente piensa que somos los mejores en todo y no es verdad: de hecho, creo que en algunos campos de física está mejor Europa, aunque somos los más fuertes en casi todas las áreas de biomedicina. Lo que tenemos que hacer es ser excelentes en unos campos científicos pero asegurando a la vez que somos lo suficientemente buenos en todos los demás para comprender cualquier avance brillante que surja en cualquier parte.

P. Su país tiene mucho éxito en la transferencia de conocimiento a la economía. ¿Cuál es el truco?

R. Es algo que se da… Muchas universidades son fuente de estímulo y a su alrededor surgen las actividades emprendedoras. Hay que ser muy respetuoso con esas actividades orientadas a la comercialización, pero también es importante controlarlas: hay que garantizar, por ejemplo, que si un laboratorio está dedicado a la formación de los alumnos se debe utilizar para eso, no para trabajar para las empresas.

P. ¿Está sufriendo la ciencia en EE UU recortes de dinero?

R. Solo ahora un poco, pero hace dos o tres años, cuando empezó la crisis, el Gobierno tomó medidas de estímulo de la economía y parte de esa financiación fue a la investigación. El presidente Obama y el Congreso apoyan realmente la I+D y han sido muy generosos con la ciencia en tiempos difíciles. Ahora habrá algunos pequeños recortes, y me preocupa porque mucha gente joven que está empezando su carrera científica puede sufrir el efecto. [...]

Vía El País. Autora: Alicia Rivera

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.