El «fabiolo» llega directo desde el futuro

Un tren «fabiolo» como el utilizado para el tranvía de hidrógeno de Feve

Un tren «fabiolo» como el utilizado para el tranvía de hidrógeno de Feve.

Feve estrenará en la fiesta del Sella el primer tranvía de pila de hidrógeno para transportar romeros de Llovio a Ribadesella.

El tren especial de Feve es uno de los elementos más característicos del Descenso Internacional del Sella desde hace décadas. La empresa ferroviaria encargada de fletar este colorista convoy, que une Oviedo con Ribadesella, dará un paso más en la fiesta de este año, prevista para el primer fin de semana de agosto, con el estreno oficial del primer tranvía a base de pila de hidrógeno del mundo. Un nuevo aliciente para «les piragües».

Las pruebas que se han realizado durante los últimos meses han resultado positivas y, de no mediar inconvenientes inesperados, la empresa que preside el leonés Ángel Villalba pondrá este novedoso vehículo a disposición de los selleros el primer sábado de agosto. El objetivo es que realice durante toda la jornada el trayecto entre Llovio y Ribadesella.

El tranvía que Feve estrenará en la fiesta del Sella está diseñado para alcanzar una velocidad máxima de 25 kilómetros a la hora y, según los técnicos de la empresa, encaja a la perfección en líneas ferroviarias como la que va desde Llovio hasta la estación de autobuses de Ribadesella, de vía única y sin electrificación. Es más, la compañía no descarta implantar un servicio regular de tranvía en este trazado.

El novedoso medio de locomoción ha sido desarrollado por Feve en colaboración con la empresa Biogás Fuel Cell, el Centro de Investigación y Desarrollo en Transporte y Energía (Cidaut) y el Instituto Nacional del Carbón (Incar), un organismo que pertenece al Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El tranvía ya ha sido probado, con éxito, en el ramal de vía estrecha de Llovio, con una antigua unidad de la serie 3400 de Feve, un modelo conocido popularmente entre los ferroviarios como «fabiolo».

Según detalló en su momento el departamento de fabricación y mantenimiento de Feve, el hidrógeno se acumula en tanques de alta presión ubicados en el techo del tranvía. Las pilas de combustible se accionan a través de reacciones químicas sobre el hidrógeno, generando la energía eléctrica que se aplica a los motores de tracción del vehículo. Además, varios acumuladores permiten que el vehículo logre las aportaciones extraordinarias necesarias para ser capaz de ponerse en marcha o para hacer frente a rampas, en el caso de que la pila no se encuentre activa.

El tranvía no contamina, pues solo elimina agua, y apenas genera ruido. Además, erradica el impacto visual negativo de las catenarias.

Vía La Nueva España. Autor: José A. Ordóñez.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.