Experimentos con el CO2 en un supermercado australiano

Etiquetado de productos

Etiquetado de productos

[...] ¿Qué efecto tienen sobre el comprador estas nuevas etiquetas con la huella de carbono del producto? Para responder a esta pregunta, investigadores de la Universidad Southern Cross utilizaron como laboratorio un supermercado FoodWorks, ubicado en un pequeño centro comercial de East Ballina, abierto siete días a la semana. Allí, etiquetaron 37 productos de uso muy común, con tres colores diferentes en función de su huella de carbono con respecto a la media: verde (con menos CO2 que la media), amarillo (con tanto CO2 como la media) o negro (con más CO2 que la media).

“Es cierto que hay demasiadas etiquetas y esto es un problema, los consumidores se encuentran ya con demasiada información en las tiendas”, cuenta por medio del correo electrónico Jerry Vanclay, el investigador responsable de este estudio publicado en Journal of Consumer Policy. “Es por esto que usamos etiquetas simples con sólo tres colores y nos centramos en productos con grandes ventas en las que se pudieran constatar realmente diferencias”, detalla el australiano, que considera que sus conclusiones son extrapolables a un supermercado europeo.

Los 37 productos etiquetados con su huella de carbono pertenecían todos a cinco grandes categorías: leche, mantequilla, tomate en lata, agua embotellada y comida para mascotas no perecedera. En cada uno de estos grupos, los clientes podían encontrar en las estanterías de la tienda artículos con una etiqueta verde y otros similares con el color amarillo o negro. Los investigadores registraron todas las ventas de estos productos durante las cuatro semanas anteriores a la colocación de las etiquetas y durante las ocho semanas posteriores, para comparar los datos y analizar cómo había influido en los consumidores la señalización de colores en el supermercado.

Fueron 2.890 los productos seleccionados que pasaron por caja en ese tiempo y los investigadores sí que constataron un cambio después de colocar las etiquetas con la huella de carbono: las ventas de los artículos señalados con el color negro habían descendido un 6%, mientras que las de los marcados con el verde subieron un 4%.

Esta diferencia tampoco es enorme. Ahora bien, el estudio australiano encontró un cambio aún más significativo: los productos que además de llevar el color verde eran también los más baratos aumentaron sus ventas un 20% después de ser etiquetados. El precio no había cambiado, pero sí la percepción del cliente.

A este respecto, resulta llamativo el caso de uno de los productos vendidos en el supermercado australiano: el agua. Como explica Vanclay, “uno de los artículos de nuestro estudio era el agua embotellada, pero en la tienda había otra opción: se podía comprar agua a granel de un dispensador”. El producto de este dispensador era a la vez más barato y tenía una huella de carbono mucho menor, pues algunas de las botellas eran traídas en camiones de otros puntos del país o incluso de lugares más lejanos como Indonesia, Nueva Zelanda o islas Fiyi. Paradójicamente, la mayoría de los clientes pagaban más por llevarse el agua embotellada. “La gente está en este caso mucho más influida por la publicidad o la imagen que por el precio”, destaca el profesor australiano, que insiste en que “lo más verde no es siempre lo más caro”.

Cuando el producto más barato era a la vez señalado como la mejor opción para el medio ambiente, esto se traducía en un aumento significativo de las ventas. Sin embargo, cuando el precio era más alto, el colocar una etiqueta de color verde tenía un efecto muy limitado. Así pues, según los investigadores, la respuesta más fuerte del consumidor se conseguiría combinando la señal del precio y de la huella de carbono.

Por otro lado, el estudio también constató como había algunos productos en los que resultaba muy difícil cambiar los hábitos del consumidor. Esto ocurría, por ejemplo, con la leche. El color de la etiqueta no servía para convencer al cliente de que metiese en su bolsa de la compra un formato distinto al habitual.

Vía Ecolab. Autor: Clemente Álvarez

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.