El Consejo Europeo de Investigación financia el trabajo de un científico asturiano

El investigador de la Universidad de Oviedo Ángel Manteca ha sido seleccionado por el Consejo Europeo de Investigación (ERC) para recibir una financiación por valor de 1,3 millones de euros que será invertida en el análisis de las bacterias «Streptomyces», un estudio que presenta grandes posibilidades en el ámbito industrial y farmacéutico.

La subvención, que cubrirá el proyecto a lo largo de cinco años, pertenece al programa «Starting Grant», de gran prestigio internacional y que tiene como objeto el apoyo a jóvenes investigadores, premiando proyectos que puedan tener una visión científica revolucionaria y que puedan contradecir lo dicho hasta ahora por la ciencia.

«Es un antes y un después en el proyecto. Ahora puedo tener mi propio grupo de investigación». Así expresa Ángel Manteca, que trabaja en el departamento de Biología Funcional, la importancia que el ERC ha otorgado a su trabajo. Además, recalca la dificultad para que un científico obtenga cualquier tipo de financiación, ya sea pública o privada.

La prioridad que «Starting Grant» otorga a las ideas y no a la trayectoria profesional es clave para que los jóvenes científicos se introduzcan de lleno en la profesión. Según afirma el investigador, de 32 años, «se debería apostar mucho más por los nuevos científicos y no tanto por quien ya esté consolidado». En este sentido, acentúa la dificultad que supone para un investigador novel obtener financiación «sin tener mucho currículum ni un contrato estable con un centro de investigación».

El programa «Starting Grant» recibe cada año miles de solicitudes procedentes de toda Europa y ofrece apoyo para la creación de grupos de trabajo científico. Manteca destaca «el gran talento investigador que hay en España» y echa en falta «más financiación a nivel público».

Aunque actualmente el proyecto de Ángel Manteca se encuentra en una fase «básica», centrada en el estudio teórico, su finalidad es que llegue a tener una función aplicada y que pueda ser orientado al ámbito farmacéutico. «La aplicación en antibióticos es el objetivo último que tiene el proyecto», afirma.

Autor/a: S. Granda. Vía La Nueva España

Noticia en La Voz de Asturias

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.