Diez empresas inician proyectos de I+D gracias a la Feria del Conocimiento

Diez empresas de la comarca han iniciado proyectos de I+D gracias al programa Feria del Conocimiento gestionado por la Cámara de Comercio de Avilés. «Se trata de una iniciativa del Consejo Superior de Cámaras financiada con Fondos Feder», explica Carmen Fernández Álvarez, del departamento de Comercio Interior y Proyectos de la Cámara de Comercio de Avilés, «su objetivo es facilitar el contacto entre las empresas y los denominados centros de conocimiento para facilitar oportunidades de innovación».

Con esta iniciativa, la Cámara de Comercio se convierte en un puente que permite la relación entre empresas e investigadores adecuados para desarrollar proyectos de innovación. En el caso de Avilés se contó con cinco socios diferentes: la Universidad de Oviedo a través de la Oficina de Transferencia de Resultados de la Investigación (OTRI), la Fundación Itma, presente en la comarca con el Centro del Acero; la Fundación Prodintec, cuyo objetivo es impulsar el diseño industrial; Fundación CTIC, especializada en Nuevas Tecnologías de la Información; y la Fundación Barredo de Mieres, cuya actividad se centra en el fomento de la investigación de las actividades en entornos subterráneos, fundamentalmente en las industrias extractivas, pero no es el único campo.

Si bien las grandes empresas cuentan con recursos propios para identificar y contactar con estos centros de investigación, en el caso de las pymes existen muchas más dificultades. De ahí que uno de los primeros objetivos de la iniciativa fue difundir la actividad y el potencial de los centros conocimientos participantes. «Organizamos diferentes actividades de sensibilización para divulgar el potencial de los socios tecnológicos o algunos campos concretos», recuerda Carmen Fernández. Así, ferias como el Salón del Mantenimiento Industrial o Jardinequip acogieron actividades informativas.

Los centros del conocimiento también se acercaron hasta las empresas con diferentes presentaciones de sus actividades y líneas de trabajo. Así, por ejemplo, la Fundación Itma celebró una jornada sobre la meteorología y su importancia para la empresa.
En otras ocasiones, las actividades se centraron en informar sobre la naturaleza del centro y su actividad, como el caso de la OTRI de la Universidad de Oviedo, o la Fundación Barredo que explicó proyectos innovadores en los entornos subterráneos. Por su parte, Prodintec y CTIC presentaron sus actividades y proyectos más innovadores. En total, la feria del conocimiento implicó cuatro actividades diferentes.

Desde la Cámara de Comercio se divulgó al máximo las actividades de la Feria del Conocimiento. Para cada una de ellas se enviaron cerca de 500 correos electrónicos. A lo largo de todo este proceso, se contactaron con cerca de 300 empresas diferentes. Finalmente, participaron 148, casi el 50% de las informados.

Carmen Fernández subraya la satisfacción de la Cámara de Comercio por los resultados alcanzados. «Teníamos el objetivo de realizar tres acciones concretas y se alcanzaron cuatro», comenta. Más importante es el número de empresas que decidieron firmar proyectos de innovación con los socios participantes. «Se alcanzaron diez preacuerdos, que era el objetivo fijado», explica Fernández.

Transmitir ideas

Por ese motivo, aunque la primera edición de la feria del conocimiento se clausuró el pasado marzo, Carmen Fernández confía en que la iniciativa se mantenga en el futuro. Además, la experiencia ha permitido que la Cámara de Comercio tenga información de primera mano sobre las necesidades de las empresas de la demarcación en el campo de la innovación.

Así, por ejemplo, en el sector comercial existe interés por el trabajo con las nuevas tecnologías de la información y el comercio electrónico; en el sector metal mecánico y de obra civil se reclama innovación para mejorar su cadena productiva y las empresas de bienes equipo muestran su inclinación hacia proyectos encaminados a mejorar su competitividad. Por su parte, en el sector de la construcción solicita conocimiento para la gestión de sus plantillas.

Aunque el carácter confidencial de esos compromisos impide aportar datos más concretos, para Carmen Fernández demuestra que se ha logrado el «principal objetivo que es favorecer la transmisión de ideas y proyectos entre las empresas y los centros de conocimiento».

Vía CTIC.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.