La costa asturiana muestra su riqueza

Un buzo en plena filmación en aguas de la costa asturiana. J. Chachero

Un buzo en plena filmación en aguas de la costa asturiana. J. Chachero

La biodiversidad de los fondos marinos de la costa asturiana podrá disfrutarse en la tele. La 2 de Televisión Española emitirá desde hoy lunes, a las 14,55 horas, una serie de doce documentales dedicados a la fauna y la flora marina que habitan el litoral de la región.

La serie, titulada Bajo nuestros mares, ha sido filmada y producida íntegramente en Asturias y su realizador, guionista y director de fotografía ha sido el gijonés Jorge Chachero.

A la hora de explicar cómo surgió este proyecto, Chachero lo vinculó a “la necesidad de divulgar el patrimonio natural que tenemos aquí y que es muy poco conocido”.

Y es que junto a los habitantes más conocidos del Cantábrico, como el centollo o la langosta, aparecen muchos seres bastante más desconocidos como las anémonas joya, que destacan por un colorido “increíble”, el gallano, un pez considerado de los más bellos de los que habitan las aguas del litoral asturiano o el pez maragota, un individuo capaz que lograr mimetizarse entre las algas al cambiar los dibujos de la piel.

Chachero también destacó la importancia de “nuestros irrepetibles” bosques de algas, unos ecosistemas en los que habitan “infinidad” de organismos vivos. “Hay dos especies de algas pardas que alcanzan un porte y una densidad considerables”, añadió Chachero, quien por otra parte alertó del “importante deterioro” que sufren estos bosques de algas que pueblan las profundidades de la costa asturiana. “Hay quien lo achaca al cambio climático y los científicos ya lo están estudiando”, comentó el director de la serie Bajo nuestros mares, en la que contó con David Álvarez como biólogo asesor. Por su parte Jesús Coronado es el autor de la música de estos documentales.

“Creo que lo que más va a llamar la atención a los telespectadores será la diversidad de colores y de pequeñas especies que pueblan nuestro fondo del mar”, comentó Chahero, quien subraya que, en contra de lo que todo el mundo pueda pensar, el Cantábrico dista mucho de ser el mar oscuro y gris que todos creen.

“Estamos acostumbrados a las imágenes de los mares tropicales y de su colorido y tenemos otra imagen del Cantábrico, cuando está lleno de color y de vida”, comentó Jorge Chachero. Las filmaciones de los documentales se llevaron a cabo a escasa profundidad: entre los 5 y los 30 metros.

“En otros sitios se filma a más profundidad. Aquí la vida llega hasta donde llega la luz”, subraya Chachero, quien añade que la biodiversidad marina en las aguas de la costa asturiana llega hasta los treinta metros de profundidad. Por lo que se refiere a las localizaciones el director de esta serie de documentales precisó que el 90% de las filmaciones se llevaron a cabo “entre el cabo Peñas y la playa de la Noñera porque tenemos la base en Gijón”.

Sin embargo Jorge Chachero añadió que en los distintos capítulos de Bajo nuestros mares, cada de los cuales dudará dos minutos, “también hay imágenes de la costa oriental y de la occidental”.

La serie llega a TVE tras dos años de trabajo, con grabaciones durante las dos últimas primaveras y veranos. “El Cantábrico es un mar muy complejo para hacer una buena filmación”, explica Jorge Chachero, responsable de un proyecto en el que han colaborado la Fundación Philippe Cousteau, Cajastur, el Campus de Excelencia Internacional de la Universidad de Oviedo, el Ayuntamiento y el Acuario de Gijón. Tras insistir en la riqueza de la costa asturiana, Chachero lamentó que no haya zonas de mar protegidas. “Así se conservaría su biodiversidad”, concluyó Jorge Chachero.

Autor: Javier G. Caso. Vía La Voz de Asturias

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.