“Es fácil destruir la ciencia y difícil reconstruirla”

Simulación. Frenk creó una técnica que permite simular la evolución del Universo

Simulación. Frenk creó una técnica que permite simular la evolución del Universo. Foto: Universidad de Durham.

Carlos Frenk, cosmólogo mejicano, visitó Córdoba y habló sobre su estudio de la materia oscura, por el cual recibirá el Premio Gruber, el “Nobel” de la Astronomía.

La materia oscura era un misterio. Ahora lo es un poquito menos gracias al trabajo de Carlos Frenk, cosmólogo mejicano-inglés, y sus colegas, que desarrollaron un método de simulación con el cual lograron arrinconar este enigma.

Visitó Córdoba esta semana para contar sus hallazgos, invitado por la Asociación Argentina de Astronomía. Por su trabajo, el 27 de octubre, el día de su cumpleaños, recibirá el Premio Gruber, el “Nobel” de Astronomía (ver La utilidad de la Astronomía y la investigación básica)

Frenk también representa el arquetipo del investigador latinoamericano, aquel que se fue a estudiar a un país desarrollado y nunca regresó por falta de recursos.

Datos que debe saber sobre la materia oscura: nunca se le pudo sacar una foto, el 23 por ciento del Universo es materia oscura (el 73 por ciento, energía oscura y sólo el resto es lo que vemos), se creó menos de un segundo después del Big Bang, estructura el Universo visible, en la Tierra hay un partícula de materia oscura cada metro cúbico y puede atravesar su cuerpo sin sentir nada, por suerte. [...]

–¿Por qué terminó investigando en Inglaterra?

–Fui a hacer el doctorado a Cambridge y nunca regresé. ¿Por qué? La razón más importante fue mala suerte. Cuando terminé el doctorado, México estaba en crisis y no había recursos para la investigación, en particular para mi disciplina, en la que se requieren supercomputadoras y telescopios. Entonces me quedé en Inglaterra. Ahora la situación de mi país ha mejorado, pero ya me es difícil volver. Ahora trabajo en la Universidad de Durham.

Frenk entiende que lo mismo ocurrió en Argentina: “Perdió una buena parte de investigadores durante la dictadura. Muchos amigos míos salieron del país y fueron a México. Mi país recibió un flujo de científicos argentinos que revitalizó el ambiente intelectual. Pero Argentina perdió una generación de científicos”.

Y afirma: “Es fácil destruir la ciencia y difícil reconstruirla. Si se quita una generación de investigadores, se requieren varias para reconstruir la ciencia de un país. Ocurrió con los nazis en Alemania que todavía siguen reconstruyendo su ciencia. Eso está pasando en Argentina ahora”. [...]

Vía La Voz. Autor: Lucas Viano.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.