«La vigilancia tecnológica conduce a la innovación»

Mariano González, responsable del Centro SAT de Llanera

Mariano González, responsable del Centro SAT de Llanera.

Según la red SAT, crecen las empresas que sistematizan la captura de información mediante las tic para su proyección estratégica.

Desde la Red de Centros de Servicios Avanzados de Tecnología (SAT) observan que «cada vez son más» las empresas que, enAsturias, se interesan por los procesos de vigilancia y por «la mejor forma de sistematizarlos, para sacarles el máximo partido». Esta vigilancia sistematizada «genera conocimiento» y éste, a su vez, «es el que lleva hacia la innovación». Quien traza esta cadena es el responsable del Centro SAT de Llanera, Mariano González, que el pasado jueves dirigió la jornada ‘Herramientas TIC para la vigilancia tecnológica’, organizada por el Parque Tecnológico de Asturias (PTA) y el propio SAT.

De una u otra manera, toda empresa hace vigilancia por el simple hecho de encontrarse en un entorno e interactuar con él. «Muchas empresas han desarrollado acciones que vigilancia, pero sin ser conscientes », señala el experto. Luego, posiblemente no le hayan sacado todo el potencial, «del mismo modo que muchas organizaciones realizan procesos innovadores y no lo aprecian como tal», reflexiona. En general, salvo en EstadosUnidos, Japón, Corea del Sur o los PaísesNórdicos, la vigilancia ha brillado por su ausencia, más allá de contadas grandes empresas de sectores científico-tecnológicos de alta competitividad, comoel petroquímico, el farmacéutico o la industria automovilística.

Desde la Red de Centros SAT se insiste en la necesidad de que las empresas, independientemente de su tamaño y sector, desarrollen un plan de vigilancia sistematizado y acorde con sus objetivos estratégico, «para verdaderamente aprovechar los resultados del proceso»

Concepto en boga

¿Qué es la vigilancia tecnológica? La norma UNE 166006 la define como el «proceso organizado, selectivo y permanente de captar información del exterior y de la propia organización sobre ciencia y tecnología, seleccionarla, analizarla, difundirla y comunicarla, para convertirla en conocimiento para tomar decisiones con menor riesgo y poder anticiparse a los cambios».

Más allá de las empresas tecnológicas o donde la tecnología tiene un peso elevado, este concepto «puede extrapolarse a entidades de diferente tamaño y sectores que no tengan necesidades estrictamente tecnológicas o científicas», agrega el ponente. El hecho de obtener información de calidad que aporte valor constituye un «gran aliciente» para cualquier empresa, asevera.

Existen numerosas y diversas herramientas TIC, específicas y genéricas ,que pueden ser usadas de forma innovadora para hacer vigilancia, en función de las necesidades, características ymadurez digital de la organización. El abanico es amplio y es constante la aparición de herramientas nuevas.

Una empresa que tenga implementado un sistema de vigilancia podrá detectar nuevos nichos de mercado o demandas, informarse del lanzamiento de nuevos productos competidores, identificar posibles colaboradores y generar nuevas ideas de negocio. Ventajas que convierten a esta metodología en una gran aliada de la innovación, según hace ver el responsable del SAT de Llanera.

Hacer vigilancia tecnológica es ‘exprimir’ Internet y sacarle el jugo que interesa a la empresa. ¿Saben buscar óptimamente información las empresas o se pierden en el bosque de Internet? El ponente responde que «influyenmuchos factores» y aclara que «ni Google ni ningún otro buscador conocen todo lo que hay en Internet». Existe la llamada «Internet profunda »,u oculta, la de los datos a los que los buscadores no tienen acceso, y que «constituye el mayor volumen de la información que existe en Internet», asegura González..

‘Internet profunda’ son, por ejemplo, bases de datos de universidades, bibliotecas y otras entidadesinvestigadoras de índole académica y científica.

Además, «Internet no tiene la solución a todo ni toda la información ». El técnico de la Red SAT incidió en que «es importante filtrar y procesar , para seleccionar la de calidad y que sirva a los propósitos definidos en la vigilancia». Para ello existen herramientas como Yahoo Pipes, un ‘mashup’ (aplicación web que usa y combina datos, presentaciones y funcionalidades procedentes de una o más fuentes para crear nuevos servicios) «muy útil». Yahoo Pipes discrimina y busca en función de los criterios que indique el usuario. Por ejemplo, escoge entre varios canales RSS los contenidos que incluyan determinadas palabras o publicados en un rango de fechas concreto.

Información estratégica

El resultado final es una información «filtrada y optimizada», lista para ser valorada por la empresa y ayudar en la toma de decisiones estratégicas. «Si no se sabe aprovechar esta información, de nada habrá servido el esfuerzo», incide Mariano González.

Y para la difusión y puesta en valor de la información recomienda «herramientas colaborativas «,como RSS2PDF y RSStoFEED, que simplifican la tarea de transmisión de esos datos a las personas implicadas en la toma de decisiones estratégicas para la empresa. Tienen la ventaja de que automatizan gran parte del proceso. De esta forma, «facilitan y agilizan la labor de distribuir la información, dejando constancia para un análisis posterior», explica Mariano González.

Promovida y financiada por el IDEPA en el año 2000, la Red de Centros SAT (www.astursat.net), ayuda a las pymes asturianas a optimizar la integración de las TIC en sus negocios y estimula la demanda tecnológica entre pymes ymicroempresas, de manera que pueda ser cubierta por el sector TIC regional.

Diseñada y gestionada por CTIC Centro Tecnológico, tiene nueve centros distribuidos en Asturias. Según datos del primer semestre de 2011, unmillar de empresas diferentes se ha beneficiado de sus servicios y casi 2.000 profesionales han participado en sus actividades de divulgación tecnológica.

Vía Canal Innova. Autora: Rosa Valle.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.