«Dejar de fumar no genera ningún trauma, no es para tanto»

Olaya García Rodríguez, durante la terapia

Olaya García Rodríguez, durante la terapia. Foto: Luisma Murias

[...] Olaya García Rodríguez (Oviedo, 1980), doctora en Psicología por la Universidad de Oviedo y experta en evaluación, prevención y tratamiento de las conductas adictivas, dirige un proyecto de inmersión en una realidad virtual para dejar de fumar. A partir de febrero, un grupo de asturianos voluntarios podrá poner a prueba su resistencia a entrar en el bar y no fumar a través del ordenador y con unas gafas en 3D.

-¿Qué peculiaridades tiene este método de realidad virtual para dejar de fumar?
-Se trata de un tratamiento psicológico que utiliza las nuevas tecnologías para ayudar a la gente a dejar de fumar. Pretende que la gente afronte con éxito las situaciones que tiene asociadas al consumo de tabaco. Los pacientes reciben un tratamiento psicológico tradicional basado en la reducción gradual del consumo de tabaco durante seis semanas, pero además, y esto es lo novedoso, durante las sesiones les exponemos a diferentes entornos virtuales que simulan situaciones cotidianas como comer, estar en una cafetería o en un restaurante, esperar el autobús o ver la televisión, para que vean como poco a poco las ganas de fumar en esos contextos pueden controlarse y desaparecen si utilizan las herramientas adecuadas que el psicólogo les proporciona.

-¿Qué resultados esperan?
-La ventaja de la realidad virtual es el control que el psicólogo tiene sobre la situación. Podríamos hacerlo en los contextos naturales, pero sería inviable acompañar al paciente en todas estas situaciones reales. Así, el paciente puede practicar lo que tendrá que hacer en su vida diaria siempre con el psicólogo a su lado para proporcionarle las estrategias adecuadas.

-¿Cuál es el mejor punto de partida para dejar de fumar?
-Sólo hay que proponérselo. Muchos lo dejan sin ayuda, de un día para otro. Para los que no son capaces, el punto de partida es pedir ayuda a un profesional. [...]

-¿Como surgió el grupo de conductas adictivas y qué objetivos tiene?
-Nació en los noventa bajo la dirección de José Ramón Fernández Hermida y Roberto Secades, profesores de la Facultad de Psicología. Yo tuve la suerte de formarme con ellos y, tras unos años como profesora en Barcelona, volver para seguir trabajando en este grupo de investigación. Desarrollamos proyectos de investigación sobre prevención, tratamiento y epidemiología de conductas adictivas. Tenemos varios estudios en marcha además del de tabaquismo y realidad virtual, un proyecto sobre jóvenes consumidores de cannabis y otro en colaboración con Proyecto Hombre sobre tratamiento de la adicción a la cocaína. [...]

Vía: La Nueva España

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.