Un galardón para los tres secretos de la mente

Los tres neurobiólogos que han sido premiados con el Príncipe de Asturias de Investigación 2011 respondieron ayer a las preguntas de ‘Público’ en Oviedo. El viernes recibirán su premio.

Joseph Altman: “Quizá nunca entendamos el cererbro”

De los galardonados de este año con los Premios Príncipe de Asturias, el neurobiólogo estadounidense Joseph Altman fue el primero en llegar a Oviedo. Su teoría, que demostró que las nuevas neuronas desempeñan un papel crucial en los procesos de la memoria y el aprendizaje, tardó años en ser aceptada por la comunidad científica.

El reconocimiento de sus investigaciones llegó tarde. ¿Se sintió relegado?

Al contrario, es una sensación de recompensa. No hay nada que dé más satisfacción a un científico que ver citado su trabajo y que se deje de citar cuando se ha convertido en algo de dominio público, que es lo que ha sucedido ahora.

Siempre se ha dicho que el cerebro es el gran desconocido. ¿Sigue siéndolo?

Hemos avanzado mucho en los últimos 50 años. Hace 300 o 400 era una teoría algo loca que el cerebro tuviera algo que ver con la mente. Ahora lo comprendemos bastante más, pero puede que tardemos otros cien o mil años, o quizá no lleguemos nunca a comprenderlo.

¿Cuál considera que es el descubrimiento científico más importante en torno al cerebro?

Posiblemente no exista un solo descubrimiento. Habrá cinco que se sabe que serán enormes y otros cinco a los que nadie preste atención y que puede que sean importantes. Se están llevando a cabo muchos y buenos trabajos, y yo desconozco gran parte de ellos.

Hay un cierto debate sobre las actividades que activan la neurogénesis. ¿Usted considera que el aprendizaje de idiomas u otro tipo de ejercicios mentales ayudan a la regeneración neuronal?

No lo sé. Hay algunas afirmaciones que se mantendrán en el futuro, pero otras van a desaparecer.

¿Estamos cerca de prevenir o curar enfermedades degenerativas como el alzhéimer o el párkinson?

Hay que seguir trabajando. Lo que nosotros hemos establecido es que el cerebro es mucho más dinámico y tiene mayor capacidad de regeneración de lo que se creía. Ahora bien, saber cómo se va a trasladar esto a aplicaciones prácticas es un interrogante abierto.

¿Son las drogas y el alcohol los grandes enemigos del cerebro?

Probablemente, no. No es cierto que a mayor tasa de alcoholismo o de consumo de drogas haya más trastornos psiquiátricos.

Giacomo Rizzolatti: “Todo el mundo tiene el mecanismo de empatía”

La curiosidad caracteriza al neurobiólogo italiano Giacomo Rizzolatti, que se interesó por lo que albergaba originalmente el Hotel La Reconquista, en Oviedo, y su patio interior, y se sorprendió cuando supo que el edificio se concibió como un hospicio. El padre de las neuronas espejo irradia pasión, amor por lo que hace y también interés por divulgar.

¿Estamos en una sociedad que actúa básicamente por imitación?

No creo, pero depende de lo que se entienda por imitación. Por ejemplo, en las escuelas no permiten que los alumnos imiten, prefieren que sean creativos. Aún así, la imitación está en todas partes.

¿Cree que en el proceso de aprendizaje tiene más importancia la práctica que la teoría?

Se aprende de ambas formas. Creo que lo interesante de las neuronas espejo no son las imitaciones. Es la capacidad de comprender a la gente de forma automática, empática y emocional.

¿Se pueden fomentar el uso de las neuronas espejo como técnica pedagógica?

Hasta la fecha se ha utilizado sólo en estudios preliminares. Los pacientes de un ictus, por ejemplo, ven a alguien llevar algo a cabo y también lo hacen y, así, se pueden recuperar antes.

¿El ser humano recurre a la imitación toda la vida o es más fácil para los niños?

Aunque no somos máquinas de imitación, es algo importante, primordial en la infancia, pero también en la edad adulta. En un estudio reciente se demostró que se aprende a bailar mejor con el sistema de espejo. Los que lo usan, tienen esas neuronas más desarrolladas.

La falta de de neuronas espejo explica el autismo…

En este tema hay que ir con mucha cautela. Los hay que exageran. El autismo no es sólo un sistema de neuronas espejo estropeado. Es mas complejo. En mi opinión, es un problema del sistema motriz. Por eso sabremos más cuando la enfermedad se detecte en el primer año de vida del niño cuando no esté desarrollada la movilidad, que es hacia donde van encaminadas las investigaciones.

¿El ser humano es empático por naturaleza?

Hemos descubierto que todo el mundo tiene el mecanismo de la empatía, excepto algunas personas muy concretas. Es lo que nos pone en contacto con todos, en primer lugar con la madre. Ahora la clave está en qué hacer con este enlace.

Arturo Álvarez-Buylla: “Existen caminos para reemplazar las células”

Arturo Álvarez-Buylla se pasó el día de ayer recorriendo los Picos de Europa, redescubriendo así la tierra de su padre, a la que se siente íntimamente ligado. Aunque, cuando habla de temas personales, se le quiebra la voz, el mexicano recupera toda la firmeza al hablar de ciencia, la senda que le marcó su padre porque era mucho más segura que la política, pero igual de útil y vocacional. Este bioneurólogo es experto en neurogénesis, la capacidad del ser humano de producir células del sistema nervioso central, como las neuronas.

¿Cuáles son los últimos avances en el terreno de la neurogénesis?

Este mismo mes describimos en Nature el proceso de neurogénesis en niños muy jóvenes y vemos que decrece muy rápidamente en el primer año de edad. Pero lo importante es que hemos encontrado un camino nuevo migratorio de células del sistema nervioso, también en bebés de menos de seis meses. Es intrigante que suceda esto en humanos.

¿Qué puede implicar este hallazgo?

Lo que nosotros estudiamos es ciencia básica. Es importante para entender nuestro crecimiento en general. Después se podrá ir aplicando. Es posible que haya enfermedades relacionadas con estas interneuronas y que puedan llegar a curarse.

¿Puede que la clave para curar enfermedades neuronales degenerativas esté en el propio cerebro?

En parte, sí. Lo que buscamos es la causa de que mueran esas células que están en el cerebro. Pero es muy prematuro pensar que el germen que ayudará a regenerar esas células que mueren esté dentro del cerebro, que alguien pueda volver a generar las células que se desarrollaron cuando era un embrión.

¿Podemos decir que la neurogénesis en adultos puede ser la clave para la curación de enfermedades neurodegenerativas?

Lo importante es que la neurogénesis puede suceder en adultos. Estuvimos un siglo pensando que esto no podía suceder. Pero hay células madre que pueden migrar y, si se pudiera inducir un circuito, se las podría dirigir para corregir anomalías. Es lo que soñamos todos los que trabajamos con el sistema nervioso. Sabemos que existen nuevos caminos para reemplazar las células, pero llevará años conseguir algo concreto, porque sólo probar un medicamento implica un proceso muy largo.

Vía Público. Autores/as: Javier G. Caso / Susana D. Machargo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.