El centro Soft Computing patenta una técnica para identificar cadáveres a través de fotografías

Sergio Damas, a la izquierda, explica al investigador Gracián Triviño la técnica para identificar cadáveres

Sergio Damas, a la izquierda, explica al investigador Gracián Triviño la técnica para identificar cadáveres. Foto: Fernando Geijo

La entidad quiere comercializar su sistema, por el que ya se han interesado empresas que trabajan para las fuerzas de seguridad.

El Centro Europeo de Soft Computing, con sede en el campus universitario de Barredo, patentará su sistema de identificación forense por superposición craneofacial, una técnica que permite identificar cadáveres a través de fotografías. La iniciativa ha recibido una ayuda del Principado dentro de la convocatoria de subvenciones para transferencia de tecnología.

El responsable del proyecto es Sergio Damas, investigador asociado de la Unidad de Aplicaciones de Lógica Fuzzy y Algoritmos Evolutivos, que lleva cinco años trabajando en la iniciativa aunque alternandola con otras actividades. Damas explica que la superposición craneofacial «se viene aplicando desde el siglo XIX para identificar los restos de una persona que había desaparecido después de mucho tiempo, y hoy en día se sigue utilizando». El problema en este caso, es que se utiliza como prueba de exclusión, por lo que en el centro Soft Computing «queríamos establecer la validez de la técnica para la identificación y hacer un estudio más pormenorizado».

Para desarrollar este trabajo, la entidad ha colaborado con el Laboratorio de Antropología Física de la Universidad de Granada, uno de los más avanzados en esta técnica. «Ellos dieron un paso más en el sistema, ya que los forenses cogían el cráneo físico y la fotografía de la víctima. Intentaban colocar el cráneo en la misma pose que la imagen, tomaban fotos y después las superponían con la original para que se produjera un emparejamiento perfecto entre ambas», apunta. En el caso del laboratorio granadino, éste cuenta con un escáner tridimensional que permite hacer una copia en 3D del cráneo «con lo que ahorran en tiempo y recursos».

Sin embargo, y ahí es donde entra el centro Soft Computing, el sistema de identificación seguía siendo lento, «se tardaban unas 24 horas en algunos casos», señala Damas. Con la aplicación de técnicas de Soft Computing para automatizar el proceso, «hemos conseguido reducir el tiempo a cuatro minutos». El centro ha llevado a la práctica su técnica en colaboración con el cuerpo de la Guardia Civil en un caso real, «cuyos resultados fueron excelentes». [...]

Vía: La Nueva España

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.