La ciencia según los superhéroes

Izquierda, portada del libro La guerra de los mundos. Derecha, cubierta de La física de los superhéroes.

Izquierda, portada del libro La guerra de los mundos. Derecha, cubierta de La física de los superhéroes.

Profesores universitarios recurren al cine para impartir clases de física.

La misión de los superhéroes es, se supone, mantener la ley y el orden para el beneficio del indefenso ciudadano. Sin embargo, a veces subvierten el orden y violan unas cuantas leyes, las de la naturaleza. Superman giró en una ocasión alrededor de la Tierra a gran velocidad para cambiar el sentido del tiempo, volver al pasado, y rescatar a Lois Lane de un terremoto fatal. Para conseguir esto tendría que haber viajado a millones de veces la velocidad de la luz. Imposible.

Algunos profesores de física utilizan los errores (y los aciertos) de los superhéroes y la ciencia ficción para enseñar ciencia. Sergio L. Palacios, de la Universidad de Oviedo, imparte la asignatura física en la ciencia ficción y acaba de publicar su segunda obra sobre el tema, Einstein versus Predator (Robinbook). “Es un trasunto de la película Alien versus Predator. En este caso Einstein representa a la ciencia y Predator al cine”, dice el autor. Su primer libro fue La guerra de dos mundos, en la misma editorial.

“No hace falta tener grandes conocimientos de ciencia, en eso radica parte de su atractivo”, explica Palacios, que proyecta filmes clásicos como Doctor Frankenstein (1931), Ultimátum a la Tierra (1951) o la saga de Star Wars. La asignatura, que se imparte desde 2004, tiene gran éxito entre el alumnado, aunque posiblemente desaparezca con el Plan Bolonia.

En sus escritos hace lo mismo: explicar la ciencia de forma amena, comprensible y rigurosa. “Este segundo libro es más suave, dedico más espacio a constatar los aciertos de pelis como Avatar que, aunque su argumento sea un poco ñoño, trata bien los temas científicos”. El clásico 2001 Odisea en el espacio es muy fiel a las leyes de la naturaleza, “tanto por el rigor de Stanley Kubrick, como por Arthur C. Clark, gran científico, su asesor en la producción”. No siempre aciertan: en la película 2012, los neutrinos procedentes del Sol calientan el núcleo terrestre produciendo grandes catástrofes. En realidad, estas partículas no calientan nada.

Para Navidad, Robinbook ha lanzado una caja que incluye libros de este género como La física de los superhéroes, de James Kakalios, o La ciencia de los superhéroes, de Juan Scaliter. Palacios se aficionó a la física por esta vía. También muchos escritores del género han tenido amplia formación científica, como es el caso de Isaac Asimov. Por eso, en estas obras, además de conocer el lado oscuro de los superhéroes, se aprende ciencia. Que falta nos hace.

Vía El País. Autor: Sergio C. Fanjul.

Noticia relacionada: Los héroes de ciencia ficción de los científicos (BBC Mundo)

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.