Los artesanos incorporan, gracias al empuje de la Universidad, la fabricación aditiva a sus diseños

Las tecnologías de fabricación aditiva, toda una ventaja para el sector médico, y también para la ingeniería mecánica y el sector aerospacial, representan, además, un avance importante en la labor que desarrolla el gremio de artesanos en el Principado.


C. J. / La Nueva España

Un proyecto de investigación del grupo de Diseño Industrial del IUTA, liderado por el profesor Ramón Rubio, permitirá indagar en el diseño de joyas basadas en geometrías complejas, estéticamente atractivas y con posibilidades de entrada en el mercado. El proyecto en cuestión contó con el apoyo de la Fundación Prodintec, como gran experto en las tecnologías de fabricación aditiva en la región. Se trataba de investigar la materialización de esas funciones matemáticas y la aplicación a la industria local de esas mismas técnicas.

El objetivo último era desarrollar objetos fractales con técnicas de fabricación rápida, elaborando, además, una serie de casos de estudio con los miembros del Sindicato de Artesanos de Asturias con el fin de aportar un valor innovador a sus productos.

Aún sin haber finalizado, dicho proyecto ha generado nuevas expectativas en el sector de la artesanía que es necesario explotar, opinan sus promotores. Así, se ha elaborado un caso de estudio que ya se está mostrando en tiendas de artesanía como la de Asun Aguilera, en Gijón.

Anteriormente, el grupo de investigación Ideascad de la Universidad de Oviedo había iniciado una línea de trabajo para unir dos campos: el de las geometrías fractales y el de la fabricación aditiva. A partir de ahí se procedió a experimentar la fabricación de estructuras complejas que hasta el momento sólo pertenecían al mundo de la imaginación y de la representación por computador como ocurre con los fractales. Esas geometrías responden a modelos matemáticos que, a través de las nuevas herramientas de programación, permite dar forma tridimensional a estructuras orgánicas.

Los miembros del gremio de artesanos de Asturias han encontrado en la fabricación aditiva tras la realización de este proyecto una libertad prácticamente ilimitada en cuanto a la forma y el diseño de sus productos, facilitando la creación de piezas óptimas y personalizadas. Además, gracias a este proyecto se han generado dos empresas «spin-off» a partir de los conocimientos adquiridos: una basada en el diseño generativo y otra en la fabricación aditiva.

Por ello, desde el grupo de investigación Ideascad agradecen la colaboración del Ayuntamiento de Gijón y del IUTA en la subvención de los proyectos y confían en que sigan colaborando para dar el impulso definitivo a estas dos nuevas propuestas empresariales.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.