La ciencia ‘made in Asturias’ escala puestos en el ránking internacional

Una decena de investigadores figuran entre los más influyentes de España en sus respectivas Disciplinas. López-Otín, Barluenga Mur, Sanz Medel y Salas Fernández lideran la clasificación.

Investigan en el Principado pero sus publicaciones se leen en todo el mundo. La ciencia made in Asturias escala puestos en el ránking internacional. Hasta una decena de asturianos aparecen en el ránking de los diez científicos más influyentes de España en sus respectivas disciplinas de trabajo.

Los nombres más destacados de la ciencia asturiana son, por este orden, Carlos López-Otín (Bioquímica), José Joaquín Barluenga Mur (Química Orgánica), Alfredo Sanz Medel (Química Analítica), José Antonio Salas Fernández (Microbiología), Santiago García Granda (Química Inorgánica), José Gimeno Heredia (también de Química Inorgánica), Carmen Méndez (Bioquímica) y el rector Vicente Gotor (Química Orgánica).

Son los primeros de una clasificación cada vez más numerosa. Los datos se desprenden del llamado índice h, un sistema que mide el impacto mundial de los trabajadores desarrollados por los investigadores. El modelo toma como referencia los estudios publicados y el número de veces que han sido citados por colegas en distintas partes del mundo.

De acuerdo con este criterio, López-Otín, el laureado bioquímico asturiano, reina casi en solitario. Otín ha subido enteros en su cotización en el índice h a expensas sobre todo de su liderazgo en los estudios sobre el genoma de la leucemia. López-Otín, de hecho, ha conseguido elevar en su conjunto el índice h de la Universidad de Oviedo. El catedrático de Bioquímica de la institución académica asturiana tiene una tasa 70. Lo que significa, dicho de forma más sencilla, que 70 de sus publicaciones han sido citadas en, al menos, 70 ocasiones por otros colegas de todo el mundo. López-Otín ha mejorado notablemente su clasificación en el último año. Ha ganado hasta siete puntos desde la última revisión publicada por LA VOZ en agosto de 2010.

El ránking de los científicos más influyentes tiene una doble lectura. En el ámbito autonómico, la clasificación recoge el top 31 de los investigadores que trabajan en Asturias con mayor impacto mundial. Todos ellos superan el corte de un índice h 20. La buena noticia, en este caso, es que el número de asturianos que sobrepasan el 20 se ha incrementado también en la última actualización y son ya algo una treintena en las distintas especialidades y subespecialidades en las que trabajan. Los cinco primeros puestos los ocupan dos bioquímicos y tres químicos. Son, por este orden, el ya mencionado Carlos López-Otín (índice h 70), José Barluenga Mur (45), Alfredo Sanz Medel (42), José Antonio Salas Fernández (40) y Santiago García Granda (38). El podio de los más citados permanece inalterado en los últimos años. Sin embargo, en los accésit ha habido cambios. Así, José Antonio Salas Fernández, microbiólogo, ha subido del octavo a cuarto puesto y ha desplazado a Santiago García Granda, vicerrector de Investigación, del cuarto al quinto. Otro dato no sorprendente pero sí curioso es que la mayoría de los investigadores asturianos mejor colocados en el índice h son químicos. De hecho una docena de los 30 que superan el corte estudian disciplinas relacionadas con la Química.

Pero la clasificación puede hacerse también en clave nacional. Y de nuevo aquí Carlos López-Otín ocupa un puesto de honor. El investigador asturiano repite, por detrás de Mariano Barbacid, del Cento Nacional de Investigación Oncológica, como el segundo más citado en publicaciones internacionales en el campo de la Bioquímica y de la Biología Molecular. En esta disciplina figura también una asturiana que trabaja en la diáspora. Margarita Salas, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, ocupa el sexto puesto del ránking nacional en su especialidad. Tras los biólogos vienen los químicos. Alfredo Sanz Medel ostenta en el cuarto puesto nacional en la especialidad de Química Analítica y José Joaquín Barluenga, el sexto de Química Orgánica.

En la actualización de noviembre de 2011, que pone al día los datos de octubre de 2009, se mueven hacia arriba y hacia abajo algunos nombres y aparecen también investigadores nuevos. Además del caso de José Salas Fernández, que da un salto de gigante, debutan en puestos altos el microbiólogo Alfredo García Fernández Braña, la endocrinóloga Rosa María Sainz, el bioquímico y miembro del equipo de Otín José María Pérez Freije, el también endocrinólogo Juan Carlos Mayo, el neurólogo Julio Pascual, el oceanógrafo Mikel Latasa o e José Antonio Vega, especialista en Anatomía y Morfología.

La mayoría de los investigadores que lideran el ránking pertenecen a la Universidad de Oviedo. Es el caso del químico y rector Vicente Gotor, que tiene un índice h 36, aunque en la clasificación aparece aún con 35, o el vicerrector de Investigación, Santiago García Granda, con una tasa de 38.

Vía La Voz de Asturias. Autor: Pablo Zariquiegui.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.