“El secreto para que una dieta funcione es decir la verdad”

Jean Michel Cohen, preparado para tomarse un desayuno

Jean Michel Cohen, preparado para tomarse un desayuno. Foto: Iñaki Andrés.

Entrevista a Jean Michel Cohen.

Es el dietista de la elite francesa. Nicolas Sarkozy o Carla Bruni son algunos de sus pacientes más conocidos, aunque lleva media vida enseñando cómo comer para adelgazar. Después de una fuerte polémica con el archiconocido Pierre Dukan (el defensor de la dieta proteinada perdió un juicio donde le acusaba de calumnias e injurias), Jean Michel Cohen ha presentado estos días en España su último libro: ‘He decidido adelgazar’, que promete convertirse en un bestseller como sus anteriores manuscritos.

¿Cuál es el secreto de su dieta?

Decir la verdad. Cuando se habla de dieta, se piensa en algo milagroso y, consciente o inconscientemente, todos sabemos que eso no existe. Pero la gente que hace el mismo trabajo que yo no lo explica muy bien, lo hace de forma científica, o no lo explica bastante. Mientras que si dices la verdad, la gente entiende cómo funcionan las cosas, le parece lógico. Además, siempre es lo mismo, los mejores estudiantes en la universidad son los que han recibido la enseñanza más pedagógica.

Pero, ¿por qué hay cada vez más personas obesas?

Hay dos razones. Estamos en una época de abundancia alimenticia como nunca antes y ahora no necesitamos tanta energía como la que necesitábamos antes.

¿Y qué hay de la dieta mediterránea?

Es perfecta.

Pero, ¿se hace?

En los países latinos sí se tiende a comer, porque es natural en ellos. En los demás no, porque no están los alimentos a disposición. Un ejemplo es el tomate con aceite de oliva, al asociarlos unes el licopeno activo del tomate con los ácidos grasos monoinsaturados del aceite, es una receta mediterránea que no se come en Rusia. Pero lo que se olvida es que en la dieta mediterránea no se debe sobrepasar las 1.800 calorías al día, que hace falta una siesta de media hora al día y que no se trabaje mucho. Es decir, es una mezcla de esos tres factores lo que verdaderamente funciona para tener buena salud.

¿Sabemos lo que comemos?, ¿sabemos comprar o cocinar?

No. Se han perdido las referencias alimenticias. Las personas cada vez cocinan menos y, en cambio, compran más alimentos preparados, que no conocen ni entienden. Por tanto, han perdido las referencias intuitivas y las nuevas referencias son las que fabrica la industria. El jamón que se come hoy en día se está vendiendo bajo plástico, la gente está convencida de que el surimi es pescado… [...]

Vía El Mundo. Autora: Ángeles López.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.