La Milla que ahorra en gasolina

Javier Menéndez, Fernando Couto, Santiago García y Rionda, ayer. Armando álvarez

Javier Menéndez, Fernando Couto, Santiago García y Rionda, ayer. Armando álvarez

Ser más eficiente a la hora de conducir por ciudad permite un ahorro de hasta 205 euros, y 356 kilos de emisiones de CO2 en seis semanas, con un recorrido de 20 kilómetros de media. Son los resultados del proyecto Ecomilla : una iniciativa para disminuir el impacto de la movilidad, testado en la Milla del Conocimiento.

María Iglesias / La Voz de Asturias

Las empresas que llevaron a cabo el proyecto ( Simbiosys, ADN Mobile Solutions y Fivelines ) diseñaron un sensor para los turismos (Cated) y una aplicación para teléfonos Android, que midió la eficiencia energética de 150 conductores durante el espacio de una semana, y después actuó cinco para mejorar su movilidad.

¿Por qué se escogió la Milla del Conocimiento? El director tecnológico de ADN mobile , Abel Rionda Rodríguez, explicó ayer que no sólo es una de las zonas “más congestionadas” de Gijón (en 2009, se contabilizaron 15.000 desplazamientos diarios), sino que permite desarrollar mejor el esquema voluntario de participación, debido al perfil del usuario del enclave técnico.

De esta forma, la medición se realizó sobre 150 personas (portadoras de un terminal Android) y con una edad de entre 24 y 32 años. ¿Cuáles eran los rasgos de su conducción? Según el estudio, que aporta las ventajas de ser un Laboratorio Viviente, los trayectos tenían una media de 15 minutos (el 58% de los usuarios eran de Gijón, el 12% del área central y el 4% de las Cuencas). Además, se realizaron una media de 160 trayectos diarios (sólo en días laborables) y se analizaron 26.600 kilómetros (1.800 de media diaria). Los horarios más frecuentes de salida hacia la Milla del Conocimiento se produjeron entre las 07.00 y las 10.00 horas y el regreso entre las 15.00 y las 17.00 horas. La mayor congestión (hasta un 50%) se focalizó el los accesos de la Autovía del Cantábrico.

Con estos datos sobre la mesa, ¿a qué conclusiones se llegó? Teniendo en cuenta que los trayectos urbanos son el doble de contaminantes y menos eficientes de los que se realizan fuera de la ciudad, se estudió la conducción de forma individual y se establecieron medidas encaminadas a mejorar la eficiencia. Así, la comparación de los datos entre el período de medición (el tramo denominado caja negra) y la actuación, indican que una conducción eficiente permite ahorrar el 10% de combustible, y que si esos datos obtenidos se extrapolan al conjunto de Gijón, los resultados son aún mejores: un ahorro de 134.120 litros de gasolina (193.623 euros de media) y la reducción de 331.669 kilos de emisiones de CO2. Todo un logro medioambiental.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.