Una tesis como la copa de un pino

Paisaje de pastos en el Principado. LVA

Paisaje de pastos en el Principado. LVA

La mejor tesis doctoral del año es obra de un brillante asturiano. César Pérez Cruzado, un ingeniero de Montes que trabaja en la Universidad de Santiago de Compostela, recogerá esta misma semana su premio en Vitoria, en la sede de la Sociedad Española de Ciencias Forestales (Sect). Su trabajo sobre los efectos de la reforestación logró captar los focos del jurado. En noviembre, ya había recibido un pequeño adelanto. Obtuvo un sobresaliente cum laude por su tesis que defendió en Galicia, en la escuela politécnica. Ahora el reconocimiento tiene una mayor proyección.

Carolina García / La Voz de Asturias

Tras cuatro años de trabajo (acabó la carrera en el año 2008) sus conclusiones no dejaron indiferente a nadie de los que ha leído sus tesis. De eso se trata. El jurado valora el impacto de la investigación en el sector forestal. Y Pérez Cruzado tomó como punto de partida el año 1993, cuando la Unión Europea (UE) estableció ayudas para reforestar los terrenos agrícolas.

En el norte se repoblaron más de 200.000 hectáreas de pastos. Y esa fue la base para este ingeniero. Analizar cómo se adaptan al carbono. Resultó que el cambio reduce el carbono y si se gestiona mal, se pueden producir algunas pérdidas nada beneficiosas para nuestro medio ambiente.

Cruzado analizó la fijación de carbono en estos nuevos terrenos y demostró que en una primera fase se producen pérdidas, ya que los pastizales permanentes tienen una capacidad de fijación muy alta. “Lo que hay que hacer es no aprovechar la especia reforestada antes de que pasen 15 años”, explica este joven asturiano de 28 años. A partir de ahí, se dispara la producción de carbono. De no hacerlo así las consecuencias para el cambio climático pueden ser pésimas. El secreto está en saber gestionar.

Además, llegó a una segunda conclusión. Los terrenos agrícolas reforestados tienen una actitud elevada para producir biomasa. Su investigación ratifica que sustituir combustibles fósiles por biomasa tiene un efecto beneficioso muy importante a largo plazo.

El trabajo que le ha dado el galardón se llama Modelos de estimación de biomasa y de acumulación de carbono en biomasa y suelos de plantaciones de Pinus radiata , Eucalyptus globulus e Eucalyptus nitens en terrenos agrícolas abandonados en el noroeste de España, y está dirigida por los profesores Roque Rodríguez Soalleiro y Agustín Merino.

Proyección internacional Además de llevar a cabo el estudio en España, la segunda parte la desarrolló en la Universidad holandesa de Wagenigen. Allí, explica, relacionó sus conclusiones con los estudios matemáticos que llevan a cabo en el centro holandés.

Este fin de semana, César Pérez está en Asturias. Viajó desde Galicia hasta Grandas de Salime, donde residen su familia, para celebrar su éxito en casa. Mañana, lunes, regresará de nuevo en Santiago de Compostela, donde, además de llevar a cabo durante estos cuatro años la tesis, imparte clases.

Lo hace gracias a una beca que concede el Ministerio de Educación para profesores (CPU). Esa ayuda concluye en el mes de agosto y aún no sabe a qué se va dedicar después. Dependerá de cómo esté el mercado laboral. Acabará su formación tras cinco años de carrera y dos proyectos. El miércoles hará una parada en su día a día, en esa apretada agenda que mantiene, para recoger el premio que le entregará la Sociedad Española de Ciencias Forestales. Quizá sea una coincidencia, pero precisamente el 21 de marzo, se celebra en todo el país el Día del Árbol.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.