Lujo en el castillo de Gauzón

En el castillo de Gauzón, sus moradores vivían de lujo. Así lo demuestran algunas de las piezas encontradas en las excavaciones realizadas por el equipo liderado por Alejandro García e Iván Muñiz, como vasos, platos y cuencos realizados en cerámica vidriada y que se producían en la zona de la costa occidental de Francia, en torno a Saintonge. «Fue el gran centro alfarero durante los siglos XIII y XIV y se producía cerámica y vajillas de lujo destinada a la mesa de la aristocracia», explicó ayer Alejandro García, que esta tarde ofrecerá junto a Muñiz y a Noelia Fernández la conferencia «La importación de cerámica vidriada en la Asturias medieval a partir de las excavaciones arqueológicas en el castillo de Gauzón» y que está enmarcada en el programa de las IV jornadas de alfarería. Será a partir de las ocho de la tarde en el Centro municipal de Arte y Exposiciones del Arbolón (CMAE).

Teresa Cembranos / La Nueva España

El hallazgo de ese tipo de cerámicas en el peñón de Raíces demuestra, además, el importante intercambio de mercancías que ya se producía en aquella época en la zona de la comarca de Avilés y donde el mar tuvo un papel trascendental. «Lo que descubrimos en las excavaciones nos dicen que a lo largo de la historia, desde la época romana y hasta siglo XV, hay una relación importante de las poblaciones del castillo y del área de Avilés con el comercio marítimo. El mar, con mayor o menor intensidad, siempre ha tenido un papel importantísimo como medio para hacer intercambios comerciales con el Arco Atlántico», explicó el arqueólogo.

Y así, por barco, llegó hasta Castrillón un importante grupo de cerámica vidriada en verde, muy demandada por la aristocracia del castillo de Gauzón «y que no tenía nada que ver con la cerámica que se producía entonces en Asturias, que era cerámica común». Estaban muy relacionadas con el consumo de vino.

«Llegaban a Avilés en barco desde La Rochelle (Francia) junto con otras mercancías. Esas cerámicas son interesantes porque nos denotan que por un lado esa aristocracia del castillo de Gauzón tenía capacidad para importar y, por otro, que en Asturias empieza la fabricación de ese tipo de objetos a partir de los siglos XIV y XV, aunque aún se está investigando. No estamos seguros al ciento por ciento, pero ya podrían darse entonces producciones propias de cerámica vidriada», comentó el arqueólogo. La ría de Avilés ya se marcó, entonces, como un puerto «de primera categoría» en la «vía de entrada para esos productos cerámicos de lujo que en Asturias no se producían».

Alejandro García explicó que ese tipo de cerámicas vidriadas además de en el castillo de Gauzón han aparecido en excavaciones realizadas en ciudades como Avilés y Oviedo y también en monasterios. Lo interesante de lo hallado en el Peñón de Raíces es que, según el arqueólogo, es un conjunto «bastante importante y de amplia tipología», formado por vasos, platos y cuencos.

«Nos dice que en los siglos XIII y XIV había una gran diferenciación social y jerarquía. Ya nos podemos imaginar cómo eran las mesas en la época medieval. Así, en la de los señores habría platos de cerámica vidriada, nada que ver con la de los campesinos, que, te imaginas, se cocinaba con cerámica común y en la mesa habría cuencos de madera», apuntó uno de los responsables de las excavaciones en Castrillón.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.