Los alienígenas marinos llegan a Asturias

Dos ejemplares de una especie de pulpo llamada Dumbo. CEPESMA

Dos ejemplares de una especie de pulpo llamada Dumbo. CEPESMA

Entre las curiosidades que pueden encontrarse los visitantes en el centro del Calamar Gigante (Cepesma) de Luarca está un pulpo con pelos procedente del Océano Pacífico. La especie, originaria de aguas de Japón, ha ideado una fórmula para defenderse de sus depredadores y así garantizar su superviviencia. Se trata del pulpo vítreo, una de las 60 piezas de cefalópodos que forman parte de la exposición de especies raras que conviven en el fondo marino y que ha conseguido reunir para Asturias, desde lugares muy lejanos, técnicos del Cepesma.

Carolina García / La Voz de Asturias

Es una de las joyas de la muestra, junto con los dos ejemplares del cefalópodo más pequeño del mundo. No superan los 18 milímetros (se trata de Idiosepius paradoxus ) y acaban de aterrizar en Luarca desde Japón.

Los ejemplares son una gran ocasión para conocer y acercar la vida de estas singulares especies que, en muchos casos, por su anatomía y su forma de vida están más cerca de ser un alienígena que una especie marina.

Han llegado desde diversos puntos del planeta. Provienen de Antártida, Chile, Malvinas, Perú, Argentina, California ,Azores, Mar del Norte, Namibia, Madagascar, Marruecos, Guayana Francesa, Japón y de distintas áreas del litoral español. El traslado hasta Luarca no ha sido nada fácil, y los expertos del Cepesma han contado con la colaboración del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Cesic).

Es todo un viaje por las entrañas del fondo marino. Los curiosos tendrán la oportunidad de apreciar el calamar más grande del mundo, cefalópodos con un ojo diez veces superior en tamaño a su cuerpo y calamares provistos de pelos en todo su cuerpo, otros gelatinosos y algunos con conchas.

Hay casos muy curiosos, como el de una hembra que es 30 veces el tamaño del macho. Es un ejemplo del dimorfismo sexual habitual en algunas especies. Se trata de la Joyeluria membranosa, que presenta un cuerpo lleno de luminosos a modo de pequeñas linternas. Como el resto de los miembros de esta familia, el ojo izquierdo es hasta dos veces más grande que el derecho. Hay uno que se parece más a una garrapata que a una especie marina. La Cranchia scabra no sobrepasa los 150 milímetros. El manto tiene forma de balón y cuando le molestan esconde la cabeza en su interior, como una tortuga.

La exposición permanecerá hasta finales de mayo. A partir del 1 de junio está previsto que inicie un viaje por varias comunidades. Mañana abre sus puertas a todo el público. A las ocho y media de la tarde está previsto el acto de apertura donde el protagonista, además de los 60 especies marinas, será Ángel Guerra, del Csic, uno de los especialistas más importantes del mundo en cefalópodos que viajará hasta Luarca, donde ofrecerá una conferencia.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.