Biocruces albergará una unidad de investigación en terapias avanzadas

Una técnico maneja el acelerador lineal tres de Biocruces

Una técnico maneja el acelerador lineal tres de Biocruces. Foto: Fernando Domingo-Aldama.

El instituto contará con una ‘sala blanca’ para células madre de uso clínico.

Biocruces, el nuevo Instituto Vasco para la Ciencia y la Salud, promovido por Sanidad e inaugurado oficialmente el pasado jueves, centrará gran parte de su atención investigadora en las denominadas terapias avanzadas. El principal centro de investigación sanitaria de Euskadi, en el que trabajan 595 profesionales de alta cualificación —el 78% pertenece a Osakidetza—, contará desde finales de año con una unidad de fabricación de medicamentos celulares —más conocida como sala blanca—. Esta instalación de trabajo en ambiente controlado se dedicará en concreto a la fabricación de células madre de uso clínico con rango de medicamento para distintas aplicaciones terapéuticas. Es el primer equipamiento de este tipo con que cuenta un centro público vasco.

En las dos últimas décadas, el progreso en el conocimiento y el desarrollo de métodos y tecnologías de investigación avanzada en biología celular y molecular ha permitido crear una nueva disciplina: la medicina regenerativa. Su finalidad es conseguir la reparación y recuperación funcional de tejidos dañados o lesionados. “Biocruces responderá a las grandes preguntas de las grandes patologías. Se trata de transformar el potencial científico en bienestar humano”, señala su director científico, Ildefonso Martínez de la Fuente. [...]

Vía El País. Autora: Sonsoles Zubeldia López.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.