El centro de Soft Computing comienza a vender su sistema de identificación forense

En el centro, Luis Magdalena y Sergio Damas, junto al personal de Treelogic y la mexicana Aspelab.

En el centro, Luis Magdalena y Sergio Damas, junto al personal de Treelogic y la mexicana Aspelab.

“Face2Skull”, el programa informático de reconocimiento forense desarrollado por el Centro Europeo de Soft Computing de Mieres y la firma asturiana Treelogic ya está en fase de comercialización. El sistema comenzará a distribuirse en México el próximo mes de mayo con la ayuda de la empresa mexicana Aspelab, cuyos representantes visitaron hace unos días la sede del centro de Soft Computing.

J. Vivas / La Nueva España

El investigador Sergio Damas, responsable del proyecto, señaló que Aspelab «tendrá en exclusiva la distribución del sistema en México». De hecho, el motivo de la visita fue conocer la última versión de este programa de reconocimiento cráneo facial «y darle los últimos retoques con las particularidades que pudiera haber en México, desde el punto de vista burocrático y de interacción», apuntó Damas. También conocieron de forma detallada el proceso de implantación del «software», su instalación, uso y configuración, «para poder entregárselo al cliente final». Aún así, los últimos retoques se darán en el plazo de quince días, ya en México, donde acudirá el gerente del centro de Soft Computing, Raúl del Coso, entre otros responsables de esta iniciativa. Sergio Damas también aseguró que el sistema «cumplió todas las expectativas de Aspelab, sobre todo porque es una herramienta que les aporta mucho y va a proporcionar excelentes resultados con un esfuerzo mucho menor». Eso sí, el investigador señaló que «todavía queda trabajo por hacer para mejorarlo». Para ello, se servirán del proyecto europeo de identificación forense en el que participan junto a socios de Alemania, Italia, Portugal, Turquía e Israel, que permitirá también la distribución del «software» a nivel mundial. Damas, que ya estuvo en una visita previa en México, señaló que los forenses de ese país «no dan a basto, tardan entre 15 y 20 horas para hacer la identificación. Nada que ver con nuestro sistema».

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.