El Cicese investiga el cultivo de tres especies de pulpo de interés comercial

En el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, Baja California (Cicese), un equipo de investigación en el Departamento de Acuicultura liderado por la doctora Mónica Hernández realiza estudios encaminados a conseguir la sobrevivencia de los primeros estadios de vida de tres especies de pulpos que tienen importancia comercial. Se trata de las llamadas paralarvas del pulpo ocelado de California (Octopus bimaculoides), del pulpo rojo (Octopus rubescens) y del pulpo de dos machas de California (Octopus bimaculatus).

Se considera a los pulpos los invertebrados de mayor inteligencia, entendida como la capacidad de aprender de la experiencia y resolver problemas. [...]

La Dra. Mónica Hernández comenta que el cultivo de etapas tempranas es el “cuello de botella” en la acuicultura de los pulpos. Existen especies de pulpos que ponen huevos pequeños y otras que ponen huevos grandes. Durante su ciclo de vida, el macho introduce el tercer brazo, modificado en una estructura copuladora encargada de depositar el espermatóforo en el oviducto de la hembra. El espermatóforo es una especie de cajita que contiene los espermatozoides. Pero hay un detalle, si la hembra no está lista puede almacenar el espermatóforo por varios meses sin tener nuevos pulpitos. Una vez que la hembra está madura y hay suficientes recursos para alimentar a los nuevos bebés pulpo, los óvulos maduran para ser fecundados por los espermatozoides presentes en el espermatóforo. Es decir, las hembras son quienes deciden cuándo y dónde reproducirse y procrear. Se trata de las pocas especies de invertebrados que permanecen con sus crías, realizando cuidado parental.

En el mundo de la acuicultura se tienen diversos resultados en el cultivo de las primeras etapas de vida de los pulpos. Dependiendo de los diseños experimentales, hay investigadores que han obtenido alrededor de 40 por ciento de sobrevivencia de las paralarvas alimentándolas exclusivamente con Artemia salina sin enriquecer.

La tendencia por consenso en las líneas de investigación a la que llega este grupo de estudio con sus colegas en el mundo son: más investigación en el área de reproducción; se tiene que trabajar en los tiempos y control de la maduración de los huevecillos, selección genética de individuos y especies, calidad de la paralarva, patologías, entre otros. [...]

Vía DICYT.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.