La Universidad de Oviedo ocupa el octavo lugar en número de patentes

Una investigadora, en un laboratorio de la Universidad de Oviedo

Una investigadora, en un laboratorio de la Universidad de Oviedo. Foto: Miki López.

La institución académica impulsa su labor investigadora a nivel nacional tras obtener 83 certificaciones en ocho años.

La Universidad de Oviedo cubre con nota su expediente en labor investigadora. Un estudio del Observatorio para el seguimiento I+D+i sitúa a la institución académica asturiana en el octavo puesto a nivel nacional por el número de patentes obtenidas en el período 2002-2010, cuando 83 proyectos dirigidos por sus profesionales obtuvieron la certificación. Unos datos aún más positivos si se tiene en cuenta que el Principado es la autonomía que menos destina a la labor científica por cada docente, según datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El estudio, coordinado por el Laboratorio de Estudios Métricos de la Información de la Carlos III de Madrid, analiza 42 indicadores distintos para medir la calidad investigadora de 73 universidades públicas y privadas de toda España. La que más patentes logró obtener durante el período analizado es la Politécnica de Cataluña, con 211, seguida de la del País Vasco, con 189, y de la Politécnica de Madrid, con 143. El cuarto lugar fue para la de Sevilla, con 133; el cuarto para la Complutense de Madrid, con 123; el quinto para la de Santiago de Compostela, con 104; el sexto para la de Granada, con 93; y el séptimo para la de Málaga, con las mismas patentes que la de Oviedo, pero un puesto por encima debido a parámetros cualitativos. Los últimos puestos son para la Pompeu Fabra y la de Lleida.

La lista confirma que la Universidad de Oviedo continúa haciendo los deberes en labor investigadora, tal y como quedó reflejado hace unas semanas cuando se hizo público otro informe que la situaba en el décimo cuarto puesto en número total de trabajos durante los últimos años, que se ha incrementado paulatinamente desde principios de la pasada década. Un puesto muy meritorio si se tiene en cuenta el presupuesto que maneja la institución dirigida por Vicente Gotor en comparación con otras y por el tamaño medio de la plantilla del personal docente.

En este sentido, el propio Rector ha reconocido en varias ocasiones que la obtención de patentes es la mejor forma de comprobar la buena salud investigadora de una universidad y, durante la campaña electoral de marzo que le valió la reelección en el cargo, anunció que impulsará durante el actual mandato varias medidas para favorecer la producción científica en todas las especialidades. Entre ellas, citó la flexibilización de los trámites para formar los grupos que desarrollan los proyectos.

Vía La Nueva España. Autor: Eloy Méndez.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.