Los científicos repiten en el Cañón

Preparativos a bordo de un buque oceanográfico para una pasada campaña de investigación en el Cañón de Avilés

Preparativos a bordo de un buque oceanográfico para una pasada campaña de investigación en el Cañón de Avilés. Foto: Ángel González.

Un grupo de científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO) emprenderá una nueva expedición en el Cañón de Avilés dentro del proyecto «Inventario y designación de la Red Natura 2000 en áreas marinas del Estado español» (Indemares), que busca la protección de la biodiversidad en los mares. Esta será la primera campaña oceanográfica en el cañón avilesino en la que se utilizará el ROV Liropus 2000, un vehículo submarino de observación remota con capacidad de observar y muestrear los ecosistemas hasta 2.000 metros de profundidad, para conocer la biodiversidad del fondo. El grupo de investigación lo conformarán los ocho científicos de los centros del IEO de Santander, Gijón, La Coruña y Madrid, que junto con cuatro técnicos de la empresa ACSM, han llevado a cabo, a bordo del buque oceanográfico «Ramón Margalef», la última campaña Indemares.

El objetivo de la expedición es el estudio de los fondos profundos del Cañón de Avilés, incluyendo dinámica y características de masas de agua, identificación y cartografía de hábitats y caracterización de comunidades. La oportunidad que ofrece poder utilizar un buque de última generación como el «Ramón Margalef» es disponer de sistemas de prospección acústica de muy alta resolución que auscultan con gran precisión los depósitos que componen la superficie del fondo marino. Estos datos tan precisos ayudan a definir la naturaleza de los hábitats con un nivel de detalle nunca antes conocido, según divulgó ayer el IEO en un comunicado.

El IEO ha realizado tres campañas en el Cañón de Avilés dentro del proyecto Indemares en los dos últimos años. Durante la presente campaña se plantean actividades dirigidas al estudio de los hábitats estructuralmente más complejos, como paredes verticales, afloramientos rocosos y pináculos carbonatados. Estos estudios se llevarán a efecto mediante sistemas de observación directa -por medio del ROV Liropus 2000- y también con ayuda de un trineo de fotogrametría. Al mismo tiempo se intentará la recuperación del fondeo instalado en julio de 2010. Se completará la información geomorfológica sobre los fondos de zonas concretas mediante sonda multihaz y se continuará con los estudios de las variables ambientales.

El IEO ha realizado hasta la fecha en el Cañón de Avilés tres campañas dentro del proyecto Indemares: la primera, denominada Indemares-Avilés 0410, se efectuó en abril de 2010 con el buque «Vizconde de Eza», con el objetivo prioritario del levantamiento batimétrico con sonda multihaz, reconocimiento sísmico de alta resolución y caracterización de fondos. Poco tiempo después, en julio de 2010, se realizó la campaña Indemares 0710 a bordo del buque «Thalassa»; en esta segunda campaña se abordó el estudio de los ecosistemas profundos de la zona del Cañón de Avilés incluyendo dinámica y características de masas de agua, identificación y cartografía de hábitats y caracterización de comunidades bentónicas y demersales. En mayo de 2011 se realizó la campaña Indemares-Avilés 0511, con el buque «Vizconde de Eza», con un enfoque multidisciplinar similar a la previa del «Thalassa».

Vía La Nueva España. Autor: F. L. J.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.