El oso cantábrico prefiere León para comunicarse con otros osos

Foto de archivo de un oso pardo tomada en Proaza (Asturias)

Foto de archivo de un oso pardo tomada en Proaza (Asturias).

El oso cantábrico prefiere el norte de la provincia leonesa para comunicarse entre las áreas de población osera oriental y occidental de Asturias y León, un corredor “interpoblacional” menos abrupto y más boscoso que el asturiano y en el que se han detectado, al menos, 46 registros en tres años.

Así lo ha afirmado hoy en declaraciones a Efe el presidente de la Fundación Oso Pardo (FOP), Guillermo Palomero, quien ha explicado los resultados recogidos por el Informe Layman sobre el Proyecto “LIFE+ Corredores Oso” desarrollado entre los años 2009 y 2011 y publicado hoy en su página web.

Esta iniciativa, puesta en marcha por la fundación en colaboración con la Junta de Castilla y León, el Principado de Asturias y doce ayuntamientos de la zona, pretende favorecer la dispersión y el intercambio genético entre las familias de osos cantábricos que habitan en la zona occidental y la oriental.

Para ello, se han desarrollado varias acciones sobre el terreno que han consistido en recoger datos acerca de la presencia de estos mamíferos, localizar y retirar trampas y veneno, mejorar el hábitat con la plantación de más frutales para su alimentación -especialmente cerezos y castaños-, y se han llevado a cabo diversas labores de difusión y concienciación social.

Dos censos de osos

El proyecto ha potenciado fundamentalmente dos corredores para comunicar la denominada subpoblación occidental, la más poblada y en la que habitan entre 160 y 180 ejemplares de oso pardo, con la subpoblación oriental, donde se registra el censo más frágil con 30 osos.

El primero trata de comunicar la propia subpoblación occidental entre sí con el llamado corredor de Leitariegos, un estrechamiento afectado, entre otras infraestructuras, por la estación de esquí de mismo nombre, una zona que “es hábitat” y que a la vez une a los osos de Somiedo, en León, con los de Alto Sil y Alto Narcea, en Asturias, ha detallado Palomero.

En esta zona, el proyecto Life ha adquirido montes y fincas para plantar árboles y frutales y así “contribuir a que tengan más recursos y más comida”, ya que se trata de una zona de osas con crías.

Barreras: autopista, vías férreas y poblaciones

El segundo corredor afecta a los municipios leoneses de Sena de Luna, Barrios de Luna, Villamanín, La Pola de Gordón, Vegacervera, Cármenes y Valdelugueros, y a los concejos asturianos de Lena y Aller, a través de los cuales, los osos de la zona occidental se desplazan a la oriental y viceversa y donde tienen que atravesar numerosas “barreras” como la autopista de peaje AP-66, la carretera nacional asociada, la vía férrea convencional, la nueva línea del AVE, el embalse de Barrios de Luna o los núcleos de población.

Sobre la nueva infraestructura del AVE, Palomero ha precisado que es “la que menos afecta” porque es la que más va por túnel, por lo que los osos pueden desplazarse sin toparse con la línea férrea.

Sin embargo, ha detallado que es la AP-66 la que mayor impacto tiene en el desplazamiento de los osos, pero que los mamíferos salvan gracias a los túneles o viaductos.

Aprovechan los túneles

Esta serie de barreras artificiales dificulta a los animales desplazarse libremente y conectar unas zonas con otras, “pero aun así las pasan, porque afortunadamente el relieve es muy abrupto y para estas infraestructuras tienen que construir túneles o viaductos que, aunque no están pensados para que pase fauna, los acaban aprovechando”, ha señalado el experto.

Con este proyecto, la fundación ha estudiado los pasos que pueden funcionar para el oso y ha tratado de atraerlos a estas zonas ubicando frutales para que así se conecten entre ambas subpoblaciones.

Gracias a esta iniciativa, los expertos genetistas de la Universidad de Oviedo han detectado que al menos tres machos han pasado de occidente a oriente y uno de los oriente ha pasado al occidente.

Además, ha añadido Palomero, “uno de los de occidente no era tan joven y ha conseguido procrear con una hembra de oriente”, lo que ha destacado como “el primer caso de trasvase genético”, y que ha calificado como “una noticia esperanzadora” que reafirma el sentido de un proyecto que pretende poner a los osos “genéticamente en contacto entre las dos poblaciones”.

Vía EFE.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.