La ciencia empieza en los conceptos

Dos galaxias cercanas a una colisión, tomadas por el telescopio Hubble, en 2002

Dos galaxias cercanas a una colisión, tomadas por el telescopio Hubble, en 2002. Foto: EPA.

Miguel Artola y José Manuel Sánchez Ron publican ‘Los pilares de la ciencia’. Es un volumen abarcador que se separa de la tradicional narración cronológica.

En sus múltiples ramificaciones, la ciencia también puede ser abordada desde diversos puntos de vista. En un intento por proporcionar una mirada diferente a la tradicional narración basada en la línea temporal, el historiador Miguel Artola y el físico, historiador de la ciencia y académico de la lengua José Manuel Sánchez Ron han concebido Los Pilares de la ciencia (Espasa), que concentra en alrededor de 800 páginas un repaso de vocación integral por las matemáticas, la física, la química, la biología, la medicina, la geología, la astronomía y la cosmología, presentadas a través de los conceptos fundamentales que las definen desde sus orígenes a la actualidad.

“Se trata de un planteamiento distinto, donde lo que se cuenta son dos cuestiones: por un lado, las metodológicas, y por el otro un índice de temas singulares, cada uno tratado de principio a fin”, explica Artola. “El objetivo no es construir una historia de la ciencia siguiendo una pauta cronológica”, agrega Sánchez Ron, “sino que nos hemos centrado en buscar las bases, los pilares de la ciencia”.

Partiendo de una introducción que sitúa al lector en el comienzo del viaje del descubrimiento científico humano, surgido de la observación, la exposición se mueve hacia la chispa que prendió la especulación, que llevó a la verificación y la subsiguiente comunicación de los hechos científicos, todo ello derivado en la demolición de los sistemas especulativos y finalmente la revolución científica. “No solo nos ocupamos de las ideas, sino también de elementos de índole social o socioeconómica, que también son esenciales para la construcción de la ciencia”, señala el académico de la lengua.

A partir de ahí, el libro da paso a la presentación en capítulos individuales de los puntales que sustentan el edificio de la ciencia, como son la fuerza, el cálculo, la composición de la materia o la cuántica, entre otros cuantos. Aunque expuestas conceptualmente separadas las unas de las otras, en el mundo físico esas ideas están inextricablemente relacionadas, lo que ha supuesto una dificultad a la hora de presentarlas, según explica Sánchez Ron. La solución: cada capítulo presenta referencias cruzadas; nombres, fechas y datos que se repiten. [...]

Vía El País. Autora: Silvia Hernando.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.