Las cuencas apuestan por los biocarburantes

Una de las gasolineras de las cuencas mineras

Una de las gasolineras de las cuencas mineras. Foto: Photolounge.es

Las cuencas mineras del Nalón y el Caudal se han convertido en uno de los principales bastiones de los biocarburantes en Asturias. Los valles acogen dos de las cinco estaciones de servicio que surten de biodiesel a los conductores del Principado; además sus municipios han puesto en marcha varias campañas de recogidas de aceite y en su territorio, concretamente en San Martín del Rey Aurelio, se ubica Bionorte una de las primeras plantas de transformación de aceites existentes en territorio asturiano.

Las dos gasolineras que sirven biodiésel en las comarcas están en los polígonos Fábrica de Mieres y Riaño II de Langreo. Ambas, pertenecientes a la empresa Llaneza, surten el combustible ecológico más barato de la región. [...]

El biodiésel es el más barato en las cuencas y también uno de los preferidos. Los conductores del Nalón y el Caudal son los asturianos que más biocombustible consumen, unos 1.500 litros al día, a una media de 60 conductores, tal y como apuntaban los últimos datos conocidos sobre la materia. [...]

La importancia que han ido adquiriendo los biocarburantes en la economía de las comarcas mineras queda de relevancia si se tiene en cuenta que la mayoría de concenos del Nalón y el Caudal han puesto en marcha campañas de recogida de estos residuos que sirven, después de un tratamiento concreto, para fabricar biodiésel. Sin ir muy lejos, el ayuntamiento mierense inició, hace unos meses, una iniciativa que consistió en la instalación de tres puntos de depósito de este material . La actuación se ha podido llevar a cabo gracias a un convenio entre el consistorio y la empresa Pumariega, que también ha puesto en marcha iniciativas similares en concejos como Lena.

Otro de los aspectos que ponen a las cuencas a la cabeza de la promoción y uso de los biocarburantes es la planta de Bionorte en el polígono de La Florida. La factoría, además de su producción de biodiésel, ha comenzado a desarrollar, en fase experimenta, un nuevo combustible conocido como biogás. En el proyecto, que se alargará durante el año 2011, participa el centro tecnológico Ainia de Valencia, la Fundación Ciadut de Valladolid y la empresa Biogas Fuel Cell, aprovecha los restos orgánicos de la basura (comida) para producir gas que, a su vez, alimenta un motor que genera energía. La planta que funciona en San Martín del Rey Aurelio tiene 15 kilovatios de potencia que sirve para alimentar a la propia planta de producción. Los resultados del experimento se conocerán a lo largo del 2011. Los tres aspectos que hay que investigar de la iniciativa, para saber si es viable, son el técnico, el económico y el medioambiental. Si el resultado es finalmente positivo, la intención de las empresas y centros tecnológicos que participan en el proyecto es vender plantas de biogás a las firmas productoras de energía. El presupuesto de la iniciativa asciende a 1,4 millones de euros y está confinanciado con cargo al programa Life de la Comisión Europea.

Vía: La Voz de Asturias

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.