La innovación que llegó del Este

Anna Zaytseva y Pavel Zaytsev, en la oficina que Iberis Software tiene en el edificio Cristasa, del Centro Municipal de Empresas. :: P. UCHA

Anna Zaytseva y Pavel Zaytsev, en la oficina que Iberis Software tiene en el edificio Cristasa, del Centro Municipal de Empresas. :: P. UCHA

Trabajan en una pequeña oficina del edificio Cristasa, pero desde ahí llegan a todo el mundo. Muestra de ello es una cartera de clientes que incluye importantes centros médicos de India o Corea del Sur. Precisamente esa facilidad para dirigirse a un mercado global es la que hace cuatro años les motivó a abandonar Moscú para instalarse en Europa y abrir aquí su propia empresa de diseño de software para usos médicos.

Iván Villar / El Comercio

Eligieron España porque «ya teníamos amigos y conocidos y viajábamos mucho por aquí», pero también porque Anna Zaytseva conoce perfectamente el idioma e incluso había trabajado como traductora. Su marido, Pavel Zaytsev, añade que Gijón «nos impresionó», más aún cuando pudieron leer más sobre la ciudad «en la página web municipal, que incluso está en ruso», bromea.

Ante las dificultades que encontraban en Rusia para abrir su negocio, en 2008 iniciaron sus primeros contactos con el Centro Municipal de Empresas. «Desde el principio nos ayudaron mucho con la documentación, la obtención de datos sobre el mercado español, la asesoría legal… Y vimos que había muy buenas posibilidades para desarrollar un negocio». Así, un año después, este matrimonio puso en marcha la empresa Iberis Software y se instaló de forma definitiva en Gijón. «Desde aquí es más fácil trabajar con todo el mundo, sobre todo con cualquier país europeo, porque las fronteras están abiertas. Además en Rusia el mercado para nuestro sector es diez veces inferior al que hay en España».

Su área de trabajo es la medicina. Más concretamente, el desarrollo de programas informáticos que facilitan el estudio y archivo de los resultados de todo tipo de pruebas radiológicas, como TAC, resonancias magnéticas, ultrasonidos, endoscopias, microscopias o rayos X. Su software permite sustituir las placas en película por imágenes digitales sobre las que se puede trabajar, por ejemplo para medir la longitud de una fisura o escribir anotaciones en cualquier punto de la imagen. También permite archivar estas pruebas en una base de datos que facilita la búsqueda de historiales y diagnósticos, ver la evolución de un determinado paciente, así como acceder a ellas desde cualquier otro punto, a través de un ordenador, tableta electrónica o teléfono móvil.

Aunque reconocen la dificultad de competir en este mercado con grandes multinacionales como Agfa o Siemens, destacan que su pequeña empresa les permite una mayor cercanía a sus clientes -clínicas privadas y hospitales de todo el mundo-, para quienes pueden diseñar aplicaciones más personalizados en función de sus necesidades, incluso traduciendo todas las instrucciones y los diferentes elementos del programa informático a su propio idioma. Frente a otra gran competencia, los programas denominados ‘de código abierto’ (Open Source) ofrecen asistencia continua y un servicio de mantenimiento y actualización del software.
Además han iniciado una nueva rama de actividad como representantes en España de la empresa alemana Lariviere, dedicada a la venta y distribución de instrumental médico, como por ejemplo aparatos para la digitalización de películas radiográficas similares a los que recientemente ha adquirido el HUCA. Dar el salto para poder competir también en la venta de sus productos al sector público es su próximo gran reto.

Préstamos participativos
Precisamente sus ansias de expansión y crecimiento, y la propuesta de un proyecto sólido y viable, acaban de hacerles acreedores de uno de los primeros préstamos participativos que concede el Centro Municipal de Empresas, un plan de créditos a un interés del 4% destinados a empresas innovadoras, que tendrán cinco años para devolverlos. Si obtuvieran beneficios, los intereses que cobrará la empresa municipal se incrementarán un 3% más.

Esta semana, el Centro Municipal de Empresas aprobó préstamos por un valor de 230.000 euros para cinco proyectos. Así, junto al de Iberis Software, se facilitará el acceso al crédito a otras cuatro empresas. Una trabaja en el desarrollo de un portal web que facilitar agrupar la oferta y demanda de vivienda, de forma que se faciliten varios compradores para una misma promoción, a la vez que a estos se les ofrece un precio más bajo. Otra impulsa un nuevo concepto de red social, especialmente enfocada a marcas comerciales, que podrán conocer a través de ella el éxito que tienen sus diferentes productos entre los usuarios, que además podrán acceder y compartir de modo sencillo características de estos mismos artículos, como su precio o dónde pueden adquirirse, igual que en otras redes comparten fotografías o enlaces. Una tercera beneficiaria de estos préstamos es una consultora de tecnologías de la información y la comunicación que desarrolla diferentes soluciones en entornos web, y la cuarta trabaja en el diseño y fabricación de generadores de vapor.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.