“En Atapuerca están los fósiles más antiguos de toda Europa”

Josep María Parés, durante uno de sus trabajos. Foto: E. C.

Josep María Parés, durante uno de sus trabajos. Foto: E. C.

Josep María Parés es profesor de Investigación y coordinador del programa de Geocronología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, con sede en Burgos. Lleva alrededor de veinte años involucrado en el proyecto de Atapuerca, uno de los yacimientos fósiles más importantes del planeta. Hoy, a partir de las 20 horas, en el Ateneo Obrero de Villaviciosa, tratará de explicar más de un millón de años de evolución con un lenguaje apto para todos.

Óscar Cuervo / El Comercio

-¿Con qué se va a encontrar el público esta tarde?
-Voy a tratar de introducir a los asistentes en los yacimientos de Atapuerca. Hablaré sobre sus características físicas, paleontológicas, la forma en cómo han evolucionado las prospecciones… En definitiva, comprender por qué se habla tanto de este yacimiento.

-¿Qué aporta Atapuerca a la ciencia y a la sociedad en general?
-Respuestas a preguntas fundamentales sobre la evolución humana. Podemos ver cómo se ha expandido la raza humana desde sus orígenes, en África, hasta su desarrollo por toda Europa y Asia.

-Se habla de descubrimientos que datan de hace 1,2 millones de años… Uno se pierde entre tanto tiempo.
-El mero hecho de cubrir una etapa de la historia tan larga es algo ya de por sí muy importante. Claro que en la península hay otros tantos yacimientos de edades como la del Bronce o del Paleolítico inferior. Pero lo que hace destacar al yacimiento de Atapuerca es que allí están los fósiles más antiguos de toda Europa. Es algo que nos coloca a la vanguardia, además de por el excelente grado de conservación que presentan.

-¿Cómo vivían los primeros habitantes de esta sierra burgalesa?
-El dato más significativo nos hace ver que aquellos homínidos de hace más de un millón de años, los primeros moradores de Atapuerca, eran caníbales. Según los datos que hemos recopilado, hablamos de los caníbales más viejos de todo el continente. Además, el tamaño de sus cráneos eran inferiores a los actuales. Su capacidad rondaba el litro. Ahora, el volumen ha crecido unos 400 centímetros cúbicos.

-Y eso es algo que se plasma en su día a día, en su inteligencia.
-Sí. Solo hay que contemplar las herramientas y los rasgos industriales que nos han dejado. En un mismo yacimiento observamos piedras talladas primitivas y de canto cortante. Sin embargo, en zonas intermedias, la industria avanza. Ya ofrecen formas simétricas, repetitivas. Arriba, en las fases más cercanas en el tiempo, los utensilios están muy bien trabajados. Es la gran riqueza de Atapuerca. En un mismo yacimiento observamos tres pasos en cuanto a industria, grandes etapas de la evolución del hombre.

-Una de las joyas de la corona del yacimiento es la mandíbula de un varón de unos 20 años de edad de hace 1,2 millones de años, aunque lo más sorprendente es su fantástico estado de conservación.
-En aquel tiempo las cuevas eran los hogares de estos homínidos. ¿Su conservación? La verdad es que estamos hablando, en un lenguaje un poco informal, de una verdadera cloaca natural. Ya sea por la propia gravedad, por aguas de escorrentía o por los cambios del hombre. En la sima del Elefante se puede encontrar de todo y en muy buenas condiciones.

-También aparece fauna inimaginable en la época actual…
-Refleja las oscilaciones climáticas sufridas en estos últimos tres millones de años. Hay especies que con el paso del tiempo perduran o desaparecen, y otras que simplemente se adaptan. Es algo que determinan el tipo de hábitat y las condiciones de vida que se dan en ese determinado momento.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.