Hacia la universidad multinacional

Los estudiantes extranjeros aportan unos 14.000 millones de euros al año a la economía de EE UU. Foto: El País.

Los estudiantes extranjeros aportan unos 14.000 millones de euros al año a la economía de EE UU. Foto: El País.

Campus pioneros abren el camino de un nuevo tipo de instituciones globales.

Algunos expertos comparan el fenómeno con la deslocalización de empresas.

Hace mucho tiempo que la internacionalización se convirtió en una palabra-mantra para las universidades: si quieres ser alguien en el mundo de la educación superior, tienes que tener muchos estudiantes extranjeros, también profesores e investigadores, proyectos en colaboración con otras partes del planeta, titulaciones conjuntas… Se trata de buscar, encontrar y atraer el talento allá donde esté, pero también de catar una parte de un atractivo negocio que mueve miles de millones de euros al año: distintas estimaciones hablan de que los alumnos extranjeros aportan unos 14.000 millones al año a la economía de EE UU (según la Association of International Educators) o 13.000 millones a la de Australia (cálculo del propio Gobierno).

Así, muchas universidades ya no se conforman con intentar atraer a los alumnos foráneos, sino que salen en su busca. “Los campus británicos tienen ya más estudiantes que cursan sus títulos fuera que dentro del Reino Unido”, asegura Maurits van Rooijen, rector de la Escuela de Negocios de Nyenroden (Holanda). Se trata de varios recursos distintos: oferta a distancia a través de Internet, de validación de títulos (que ha causado disgustos y escándalos sonados a alguna universidad), de franquicias y sucursales (branch campus). De estos últimos (que ofrecen títulos del campus matriz, sobre todo, en Estados en vías de desarrollo), había 200 en 67 países del mundo en 2011, 38 más que en 2009, según un trabajo del británico Observatorio para la Educación sin Fronteras.

Puede que, como señalan expertos como el profesor del Boston College Philip G. Altbach, se esté inflando una especie de burbuja universitaria alrededor de estas sucursales. O tal vez solo sean un paso previo hacia las “universidades multinacionales”, como señalan en un reciente trabajo los especialistas de la Universidad de Sydney Sean Gallaguer y Geoffrey Garrett. Preocupados porque la crisis y la creciente competencia internacional están haciendo que decrezca el dinero que gana Australia con los estudiantes extranjeros (sobre todo de Asia), han analizado a fondo la situación desde un punto de vista empresarial. [...]

Vía El País. Autor/a: J. A. Aunión.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.