Asturias busca el cerdo feliz

Los técnicos del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (Serida) participarán en una investigación que analizará el comportamiento de los cerdos en la granja y el matadero para analizar si su estado emocional afecta a la calidad de la carne que finalmente llega a los consumidores.

Á. F. / Agencias / La Nueva España

La investigación, que dependerá del Gobierno catalán, contará con doble presencia asturiana, pues a los técnicos del Serida se sumará también personal de la Universidad de Oviedo. La investigación forma parte del proyecto «Marcadores y emoción animal», o Anemona, por sus siglas en inglés, y se desarrollará bajo la dirección del Instituto de Investigación Agroalimentaria de la Generalitat, que también se apoyará en la Universidad Autónoma de Barcelona.

El estudio se centrará en el comportamiento del animal, en sus biomarcadores fisiológicos y también en los biomarcadores de la carne. «En una investigación anterior nos percatamos de que el estado emocional del cerdo puede modificar parámetros bioquímicos y celulares de su organismo, que a su vez pueden ser usados como marcadores del estrés», explica Antonio Velarde, responsable del proyecto.

Actualmente ya existen indicadores sobre el confort, el hambre, la salud y las lesiones que puede padecer el animal, pero apenas se han determinado las consecuencias del estado emocional del cerdo sobre su carne. El proyecto pretende identificar los niveles de estrés que el ganado porcino sufre antes y durante el sacrificio, con muestras de saliva, sangre, cerebro, intestino y, finalmente, la propia carne del animal.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.