La Güelga, una cueva "única" en España

El prestigioso investigador Gerd-Christian Weniger. Foto: Nel Acebal

El prestigioso investigador Gerd-Christian Weniger. Foto: Nel Acebal

El yacimiento de La Güelga es hasta el momento el único lugar de la península Ibérica donde se han descubierto restos de la cultura Châtelperroniense y también de la Auriñaciense, que tuvieron lugar hace entre 38.000 y 30.000 años. Este hecho ha hecho que esta gruta canguesa sea incluida en las investigaciones que está llevando a cabo el equipo del alemán Gerd-Christian Weniger, profesor de Universidad de Colonia, director del Museo del Neandertal de Mettman, y reconocido especialista internacional en el mundo de la transición entre el hombre neandertal y el hombre moderno.

Terry Basterra / El Comercio

El yacimiento de La Güelga es hasta el momento el único lugar de la península Ibérica donde se han descubierto restos de la cultura Châtelperroniense y también de la Auriñaciense, que tuvieron lugar hace entre 38.000 y 30.000 años. Este hecho ha hecho que esta gruta canguesa sea incluida en las investigaciones que está llevando a cabo el equipo del alemán Gerd-Christian Weniger, profesor de Universidad de Colonia, director del Museo del Neandertal de Mettman, y reconocido especialista internacional en el mundo de la transición entre el hombre neandertal y el hombre moderno.

Weniger afirma que «La Güelga es un yacimiento muy importante porque tiene la peculiaridad de la estratificación del Châtelperroniense con el Auriñaciense, que no existe en ningún otro lugar de la península Ibérica y que la hace única». Por este motivo el arqueólogo alemán, acompañado de otros dos compatriotas, y ayudado por un equipo de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), que dirige Mario Menéndez, está recogiendo muestras que ayuden a esclarecer, entre otras cuestiones, la teoría de que los hombres del neandertal y los hombres modernos pudieron coexistir durante un tiempo en la vertiente cantábrica.

Distintas investigaciones han confirmado que estas dos especies coincidieron en Oriente Próximo, que interactuaron y que, incluso, individuos de estos dos grupos llegaron a aparearse y tener descendencia. Lo que por el momento no se ha confirmado y parece poco probable es que esta situación también se diese en Europa debido a que, como consecuencia de los abruptos cambios climáticos, los neandertales se extinguieron en este continente antes de que llegara el hombre moderno, salvo, aparentemente, en la península Ibérica. Al menos así lo sostiene la teoría que maneja Mario Menéndez y éste es también el motivo por el que el equipo de Weniger estará durante esta semana recogiendo sedimentos y otros restos para analizarlos posteriormente en Alemania a través de un sistema conocido como micromorfología.

Antes de que acabe este septiembre los investigadores alemanes se desplazarán a otros yacimientos al sur de la península donde recogerán más vestigios con los que tratar de arrojar luz sobre esta teoría y tratar de descifrar si, al igual que en Oriente Próximo, la península Ibérica fue un lugar de interactuación entre estas dos especies del ser humano. Eso sí, los resultados tardarán aún bastante tiempo en conocerse ya que la investigaciones que se están realizando en el yacimiento cangués forman parte de un gran proyecto que tiene una duración aproximada de 10 años.

Por otro lado, tanto Weniger como Menéndez señalaron ayer que la cueva de La Güelga fue abandonada durante un tiempo en la época del hombre moderno y posteriormente volvió a ser habitada. El motivo de esta interrupción de la ocupación pudo deberse a cuestiones sísmicas -la gruta presenta un desprendimiento bastante importante- o a otras causas distintas aún por determinar.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.