El Muja halla fósiles que podrían pertenecer a una nueva especie de ofiura

Ben Thuy, trabajando en las instalaciones para investigadores del Muja. Foto: P. M.

Ben Thuy, trabajando en las instalaciones para investigadores del Muja. Foto: P. M.

La ofiura es un animal del mismo grupo que las estrellas de mar -equinodermos- que apenas ha cambiado en los últimos 478 millones de años. Esta fecha se corresponde con el Ordovícico inferior, cuando se calcula que aparecieron.

El investigador alemnán Ben Thuy y el equipo científico del Museo Jurásico de Asturias, en Colunga, podrían haber descubierto en la costa maliayesa una especie desconocida hasta el momento de este pequeño animal. De confirmarse, estarían ante «la primera especie de ofiura del Jurásico en España», apunta Thuy, quien lo comprobará una vez regrese a la Universidad alemana de Gottingen, al Sur de Hannover. Allí comparará la descripción que estos días realiza en Colunga con otras recogidas por la literatura científica. «Es fácil que sea una especie nueva, porque hay pocas conocidas en este tiempo», apunta. Los acantilados de la Punta La Llastra y Villar, ambos en el concejo de Villaviciosa, albergan gran cantidad de muestras de este animal con un cuerpo central del que salen cinco brazos muy finos y articulados.

P. Martínez / La Nueva España

Estudiando la posición de estos elementos es como Thuy intuye, por ejemplo, que uno de los ejemplares fosilizados «probablemente murió por asfixia». Lo sabe porque la especie actual retuerce sus brazos cuando muere por falta de respiración y aventura que pudo haberse debido a que «lo cubrió un depósito de fango». Algo similar le habría sucedido a otro ejemplar que presenta el disco abultado hacia arriba, síntoma de haber intentado escapar. Para Thuy, el descubrimiento es «una ventana al pasado. Las ofiuras pueden servir como modelos para reconstruir las condiciones ambientales del pasado, podemos comprender mejor su evolución». Los pequeños equinodermos «ofrecen información que otros grupos no pueden ofrecer», añade. Esta nueva ventana al Jurásico está abierta, además, a través de una muestra de extraordinaria calidad e integridad. El alemán asegura que el yacimiento asturiano es «excepcional», pues en otras zonas hay muchos restos de ofiuras pero «desarticulados», desfragmentados y no con el esqueleto completo, como las que fosilizaron en Villaviciosa para suerte de los investigadores. Fueron el director científico del Muja, José Carlos García-Ramos, y la investigadora Laura Piñuela quienes se pusieron en contacto con Thuy, especialista en este género.

Tras la visita del alemán continuarán estrechando su colaboración para saber más sobre las ofiuras en el Jurásico. De momento unirán la información que describa y recoja Ben Thuy con la aportación geológica del equipo del Muja e intentarán escribir un artículo en una revista científica, para así compartir el hallazgo con el resto de la comunidad.

En próximas investigaciones podrían descubrir nuevas especies de ofiuras, ya que todos los ejemplares analizados ahora pertenecen al mismo tipo, a la que, de confirmarse el hallazgo, tendrán que poner un nombre latino y relacionado.

En su breve estancia, Thuy pudo conocer el Museo del Jurásico por dentro, que calificó como «muy moderno e impresionante. Tienen ejemplares y muestras muy excepcionales y el edificio también es excepcional». El alemán fue más allá y aseguró que el asturiano es «uno de los museos paleontológicos más bonitos que conozco».

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.